A tiro el mejor primer tercio

  • Pese al tropiezo ante el Málaga, el Sevilla de Jiménez firma el segundo arranque liguero más brillante de su historia · Si gana al Valladolid mejoraría, con un empate más, los registros de las campañas 50-51 y 06-07

Manuel Jiménez tiene un idilio con los números. Está claro. Hasta con tropiezos como el del pasado sábado el entrenador de Arahal se resiste a su afición preferida, batir récords. Así, el empate ante el Málaga no priva al actual Sevilla de la posibilidad de firmar el mejor primer tercio de Liga de su historia, una marca que los nervionenses fijarían en 29 puntos de ganar el próximo sábado al Valladolid en el Sánchez-Pizjuán, que por segunda semana consecutiva vivirá un partido de su equipo.

Un triunfo ante los de Muñiz habría significado igualar los números en la jornada 12 de aquel equipo que con Juande Ramos luchó por el título de Liga hasta casi al final, pero es que la jornada 13 -en la que el Sevilla de aquella gloriosa temporada 06-07 perdió frente al Espanyol (2-1)- tiene la llave y además marca la barrera del primer tercio de campeonato. Si aquel año el equipo nervionense figuraba a estas alturas segundo en la tabla con 9 victorias, 1 empate y 2 derrotas (28 puntos), la decepción que la jornada 13 trajo a los de Juande les relegó a la tercera plaza, a dos puntos del líder Barcelona y a uno del Real Madrid, a la postre campeón de Liga. Un triunfo este sábado superaría esa marca tanto en puntos como en diferencia de goles, ya que en la temporada 06-07 y tras aquella derrota en Montjuïc, sumaba 26 goles a favor y 13 en contra y ahora mismo, antes del partido ante el Valladolid, el Sevilla tiene 23-10.

Nunca ha alcanzado el Sevilla los 29 puntos en la jornada 13 y tampoco llegarían a su nivel las prestaciones del mejor equipo de los años cuarenta y cincuenta, cuando la victoria se premiaba con dos puntos. La campaña 50-51, en la que el título se escapó en un polémico arbitraje (Azón) ante el Atlético en la última jornada, es idéntica a la de Juande hace tres campañas con la diferencia de entonces que era líder con Campanal al mando: 9-1-2 en la jornada duodécima, pero perdió también en la siguiente ante el Barça (4-1). Una temporada de referencia por su buen arranque liguero (aunque sólo hasta la jornada 7) fue la 42-43 con Patrick O'Connell en el banquillo. En la 12, en la que nos encontramos ahora, la secuencia también era buena (7-1-4), mejor incluso que en el curso 45-46 en el que por única vez fue campeón de Liga (6-5-1), pero aún inferior a la que lleva marcando el equipo de la actualidad.

Y es que el Sevilla de Jiménez año a año se supera a sí mismo, aunque al final la afición lo que eche de menos sea el sabor de los títulos. Esta temporada ya ha superado en dos puntos lo logrado la campaña pasada, que acabó tercero en la tabla pero que a estas alturas estaba quinto clasificado con 24 puntos (7-3-2) a cinco del líder Barcelona y por detrás de Real Madrid, Villarreal y Valencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios