La pelota, al vestuario

  • Del Nido exige a los futbolistas que demuestren su implicación con el pase obligatorio a la Europa League para salvar el año · "Mi nivel de frustración es de matrícula de honor".

Comentarios 15

Se está acostumbrando José María del Nido en esta campaña oscura del Sevilla a tragarse los sapos. Como buen capitán de navío, ha dado dos voces ya en el puesto de mando hasta en un par de ocasiones. Una vez se autoinculpó él mismo como máximo mandatario, ayer no eludió esa responsabilidad, pero tocó señalar a los jugadores. A lo mejor en la próxima le toca el turno a los integrantes de la dirección deportiva. O no. A los entrenadores, está claro, no hay que señalarlos en público. Se les destituye y punto.

"Yo no estoy de acuerdo, ni conforme, ni contento con la actitud que el equipo tuvo hasta que recibió el primer gol en Gijón aun cuando desgraciadamente esto ha ocurrido ya varias jornadas. Yo no sé si es mejor que nos marquen un gol en el minuto uno y así tenemos 89 para remontar", indicó el presidente, que fue interrogado insistemente sobre el rendimiento de Reyes, que estuvo muy mal en El Molinón, pero Del Nido, como buen padre protector y exigente a la vez, suavizó su toque de atención: "Dios me libre de señalar a nadie con el dedo para que sea objeto de las críticas o del ensañamiento público. Todas las actuaciones que en esta casa se tengan que hacer en relación a uno o varios jugadores se hacen de puertas para dentro. Yo ayer almorcé con el entrenador y cené con Reyes. Dos actos tendentes a todo lo que sea sumar por parte del presidente, que es su obligación. José Antonio no está dando el rendimiento que todos esperábamos, pero yo señalaba a todos los que no lo están dando, no vayamos ahora a decir que es sólo Reyes. Hasta diez. No lo señalemos a él, que ha tenido partidos mejores y partidos peores. Aquí debemos apretarnos los machos todos, incluido yo".

Con el equipo duodécimo en la clasificación, está cantado que hay que reconsiderar el objetivo de la Liga de Campeones. Del Nido entiende que sí y no tiene problemas en bajar el listón, pero espera una respuesta. "Si ésta tiene que ser una temporada de transición, pues que sea clasificándonos para la Europa League, que será mejor. El presupuesto de gastos exige que los que tienen que clasificarnos para una competición europea lo consigan o lo consigan, a elegir", avisó a la plantilla, para luego hablar de que "con 36 puntos en juego aún es posible alcanzar la cuarta plaza, pero no con dos victorias pírricas, sino encadenando cuatro o cinco que nos permitan llegar al final luchando", subrayó.

Del Nido no quiere quedar inmune de su encendida autocrítica. "¿Todas las semanas tengo que decir que yo soy el máximo responsable de todo lo malo que ocurra en el club?", preguntó con vehemencia al tiempo que tildó su nivel de frustración con el vestuario como "de matrícula de honor". Pero dejó claro que los futbolistas no pueden ser tan malos. "Hay 20 internacionales, sólo 20, elegidos por 20 seleccionadores ¿Ninguno sabe de fútbol? Tenemos que conseguir que el rendimiento que dan fuera lo den aquí, que es donde les pagamos".

Del Nido reveló que la ejecutiva de la entidad está muy contenta con el trabajo del entrenador, que estuvo ayer hablando "cuatro horas" con Míchel y que en el club no se para en la búsqueda de soluciones, pero "se nos van yendo las jornadas y en vez de estar más cerca del objetivo, estamos cada vez más lejos", recordó. Y sin querer ser apocalíptico, dejó un mensaje de lo que puede pasar si el Sevilla se queda fuera de Europa, sin ni siquiera llegar a la sexta plaza. "Sería un fracaso y supondrá un paso atrás importante", de cara al futuro inmediato de la sociedad.

En definitiva, una bronca en toda regla que buscaba tocar la fibra sensible, y todas las que sean posibles, a una plantilla que tiene que reaccionar para que la temporada no sea un auténtico fracaso. El hombre no sabe ya cómo decirlo... y el turno es de los jugadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios