Los finales de Míchel

  • Al Sevilla le urge mirarse en el espejo de las 10 últimas jornadas del Getafe de hace dos años para aspirar a Europa y desterrar los paupérrimos números de su técnico en la pasada campaña.

Comentarios 1

"Hemos ganado y quedan diez partidos en los que nos jugamos la campaña, pero la Liga no se acaba hoy ni mucho menos". Esta frase la pronunció Míchel después de que el Sevilla ganara por 0-3 en El Sardinero y demostrara al menos que tiene vida, que está dispuesto a luchar por no tirar la temporada. Pero no hacía falta que lo dijera Míchel. Todo el sevillismo sabe que su equipo se juega la temporada, el futuro económico y deportivo del club, en lo que queda de Liga y que tiene que hacer un gran esfuerzo. La decena de encuentros que queda por disputar empieza mañana en Granada, donde el cuadro nervionense está obligado a seguir la progresión iniciada ante el Racing.

Y para tener una referencia de lo que puede hacer el Sevilla en estas diez últimas jornadas,  también puede ayudar recordar cuáles han sido los resultados de Míchel en los tramos finales de campaña en su último equipo, el Getefa, un análisis que arroja unos resultados contradictorios.

Tomando como referencia dos de las tres campañas en las que el entrenador madrileño dirigió al cuadro azulón habría que ser optimistas en cuanto a las aspiraciones europeas que aún mantiene el Sevilla, pero recordar el final de la pasada campaña del Getafe -los diez últimos partidos- arrojaría la conclusión de que los blancos no lograrían el objetivo.

Míchel llegó al Coliseo Alfonso Pérez a finales de abril de 2009 en sustitución de Víctor Muñoz, un técnico con el que el Getafe se había movido toda la Liga en la zona baja. Con Míchel, que debutó ya en mayo, el cuadro del sur de Madrid evitó el descenso sumando dos triunfos (en casa ambos) y dos empates en las cinco jornadas en las que dirigió al equipo. Ello llevó a Ángel Torres a mantenerlo a la siguiente campaña, hasta ahora la mejor de Míchel en Primera División, ya que logró clasificar al Getafe para la Europa League (sexto, la mejor clasificación de la historia), aparte de meter al equipo en semifinales de la Copa del Rey y rozar la final en aquel duro encuentro precisamente ante el Sevilla de Jiménez, en el que el Getafe fue mejor y se encontró con un gran Palop. Los últimos diez resultados de Míchel ese año en la Liga sí le valdrían al Sevilla para, al menos, entrar en Europa, ya que sumó 21 puntos de 30 posibles, con 6 victorias (3 en casa y 3 fuera) y 3 empates, con sólo una derrota en diez jornadas, en Santa Cruz de Tenerife (3-2), una plaza complicada aquel año pese al descenso del equipo chicharrero.

Esos 21 puntos, sumados a los 36 que tiene el Sevilla en su haber en la actualidad, darían al equipo de Míchel una hipotética cifra total de 57, lo que habría que ver si le valdría a los blancos para jugar la Europa League. El Sevilla sumó la pasada campaña 58 y fue quinto, pero Athletic y Atlético también sumaron la misma cantidad y sólo precedieron al Sevilla por el goal average. Este año, los puestos europeos están más baratos, pero los equipos están apretando ahora y no está claro que en esas cifras se garantice jugar competición continental. La cuarta plaza es verdad que está este año más al alcance que en el pasado ejercicio, en el que Valencia y Villarreal se habían despegado del resto con antelación.

Y si esa referencia -los números de Míchel de hace dos temporadas- es la que hay que tomar, en el lado opuesto está el final de campeonato que firmó el actual preparador sevillista en el Getafe. En la temporada 10-11 no fue capaz de sumar más que un tercio de los puntos en disputa en los últimos diez partidos. Míchel firmó un triste 10 de 30 con un Getafe que acabó la Liga en decimosexto puesto con 44 puntos. No ganó ningún partido fuera y sólo conquistó un empate en seis partidos lejos del Coliseo Alfonso Pérez, mientras que en casa venció en tres encuentros, al Sevilla (1-0), al Almería y (2-0) y a Osasuna (2-0), perdiendo por 2-4 frente al Valencia.

Míchel debe desempolvar la fórmula de hace dos años y hacer que su equipo lo gane casi todo. Para empezar, mañana en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios