Si lo dicen ellos...

  • Palop y Kanoute, algo más que capitanes e ídolos para el sevillismo, coinciden en destacar el cambio en la dinámica con la llegada de Míchel y de los resultados · "Ha dado con la tecla".

Comentarios 1

Los futbolistas que más respeto se han ganado en el vestuario del Sevilla puede decirse que son, sin el menor género de dudas, Palop y Kanoute. Más que ídolos por méritos propios, ambos han visto también cómo han cambiado sus roles con la llegada de Míchel, con quien no le duelen prendas reconocer que el Sevilla está encontrando el camino perdido. Los dos capitanes, tras una sesión de trabajo a puerta cerrada, se erigieron en portavoces autorizados en los medios oficiales para reflexionar sobre las sensaciones que los resultados han traído al equipo, que aunque está aún lejos de los objetivos marcados, sí se ve con un mejor talante que cuando Marcelino dirigía la nave nervionense. Al menos, eso dicen ellos.

"La situación del grupo ahora es distinta. A pesar de que nos metan un gol, seguimos jugando, queriendo la pelota, llegando a portería... hemos recuperado la confianza que le hacía falta al equipo. Tuvimos un empate ante el Atlético, pero merecimos ganar y en general tenemos una línea de juego y sensaciones mejores en el campo", indicó bastante claro el franco-malí, que recordó que "la semana marcha bastante bien" y el nivel la confianza ha crecido.

Refrendan sus palabras las declaraciones de Palop, que personaliza aún más que su compañero esta mejoría en la figura del nuevo entrenador: "Todos debemos tener una grandísima ilusión por que nos entrene una persona como Míchel, que lo ha sido todo en el mundo del fútbol. Ha dado un aire nuevo, otra manera de entrenar, de ser… Ahora debemos acoplarnos lo antes posible para que las cosas salgan bien. Ahora mismo ha dado con la tecla y nos faltaba esa alegría, esa chispa... Ha incidido muchísimo en ese trabajo".

El guardameta no oculta su opinión de que el equipo acude a diario a los entrenamientos "con otra alegría", aunque recuerda que todo se debe al regreso de las victorias, sobre todo la de Valencia. "El equipo tiene otro carácter, otra alegría. Cuando trabajas sabiendo que al final las cosas te salen en el partido, el equipo coge confianza. Y cuando el Sevilla coge confianza, es un equipo muy difícil de batir. Estamos en el camino. En cualquier campo al que vaya, el Sevilla jugará con ese descaro que siempre le ha caracterizado, intentando mostrar nuestras virtudes".

Kanoute cree que todo hay que refrendarlo en Gijón, porque todo está muy apretado en la clasificación y no se puede dejar pasar la oportunidad de sumar. "Hay muchos equipos que estamos muy juntos en la tabla, una victoria o una derrota lo puede cambiar todo, y sabemos que un triunfo en El Molinón podría acercarnos mucho al objetivo", subraya el lyonés. Palop se expresa en la misma dirección: "Hay ciertos puntos de diferencia con Europa, pero no son insalvables. Lucharemos y trabajaremos por sumar partido a partido y ya veremos más adelante cuál será nuestro objetivo".

Kanoute es consciente del carácter que imprime Javier Clemente a los equipos que entrena y la prueba está en cómo afrontó su último choque liguero ante el Barcelona. "Clemente lo está haciendo muy bien allí, es un equipo que va al contacto, que lucha hasta el final y va a ser un partido muy duro y complicado con el ambiente que hay en su campo. Pero con la calidad y el juego que venimos desarrollando últimamente podemos hacer algo", indicó el gigante francés, que dijo estar muy contento por Babá por su estreno goleador ante el Atlético.

Por último, Palop se refirió a los momentos duros que pasó mientras era Javi Varas el que gozaba de la confianza del entrenador -en su caso Marcelino- y tuvo que permanecer a la sombra de la suplencia. "Lo llevé con responsabilidad y respeto. Seguí trabajando con la conciencia muy tranquila. Tuve momentos mejores, otros peores, pero siempre con la actitud de mejorar día a día".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios