Un año sin Luis Fabiano

  • La cifra de goles marcados por el Sevilla ha descendido un tercio desde la lesión y posterior venta al Sao Paulo. Desde marzo de 2011, los blancos suman 48 tantos en Liga, 25 menos que los 73 de un año antes.

Comentarios 6

Una cosa no tiene nada que ver con la otra. Como el Sevilla gestionó el asunto Luis Fabiano en los cinco años que estuvo en Nervión, incluida la manera en la que el brasileño fue vendido, no puede tener nada más que una nota: el diez. Pero eso no excluye la evidencia de que el número de goles desde su marcha en el equipo blanco ha sufrido un serio descenso. Tanto que en un año, justo el que se acaba de cumplir desde su lesión en San Mamés y su posterior venta al Sao Paulo una semana después, el Sevilla ha marcado un tercio menos de goles sólo en la Liga, lo que no pone en evidencia la operación de traspaso sino, si acaso, la gestión posterior: la elección de los sustitutos o el rendimiento de otros jugadores que ya estaban en la plantilla.

El último encuentro de Luis Fabiano en el Sevilla fue el 6 de marzo de 2011 en Bilbao, una cita en la que se lesionó en la segunda mitad y que supuso la derrota (2-0) de un equipo entonces entrenado por Manzano que dejaba escapar una excelente ocasión para reengancharse en la lucha por el cuarto puesto. La venta al Sao Paulo se cerró el día 11, es decir, justo un año el próximo domingo. Desde entonces, el Sevilla acumula 48 goles a favor en la Liga, los que ha anotado desde la jornada 27 de la pasada campaña a la 25 de la presente. Desglosados como local y visitante, 31 fueron firmados en Nervión y 17 fuera. El Sevilla es, en el actual curso, el segundo menos goleador como visitante con 8 tantos, sólo superado en este dudoso honor por el Villarreal (6). Igualmente, en casa es de los menos efectivos.

Tomando como referencia el mismo trayecto temporal un año antes, es decir, desde el 6 de marzo de 2010 al mismo día de 2011, el día en que se lesionó Luis Fabiano, el Sevilla sumó 73 dianas, o lo que es lo mismo 25 goles más repartidos casi equitativamente entre casa y fuera (36 y 37).

Dejando claro de antemano que la venta del jugador a su ex equipo no pudo ser más oportuna, ya que posteriormente necesitó dos cirugías en la rodilla lesionada y que no pudo debutar con los de Morumbí hasta el 2 de octubre, siete meses después, el dato sí demuestra el potencial atacante perdido con la marcha de uno de los mejores goleadores de la historia del Sevilla, sólo equiparable a Kanoute.

De hecho, Luis Fabiano, sin que en el último año haya podido puntuar para esta estadística, ha sido reconocido esta semana por la IFFHS como el 18º mejor artillero del mundo en el siglo XXI, en una clasificación que encabeza Didier Drogba con 92 y que contabiliza los goles anotados en competiciones europeas tanto de clubes como de selección. Con 59 tantos entre Sao Paulo, Oporto, Sevilla y Brasil, lidera el ranking de anotadores brasileños del siglo por delante de estrellas del nivel de Adriano, Ronaldinho, Kaká, Robinho, Ronaldo o Vagner Love. De esos 59, 20 fueron logrados en el Sevilla entre Champions (10), UEFA y Liga Europa (9) y Supercopa de Europa (2).

Por Luis Fabiano el Sevilla pagó 3,6 millones de euros, aunque sólo por el 35% del pase. La clave de la gestión fue conseguir que el ariete, pese a que él mismo daba su ciclo en Nervión por terminado continuamente, permaneciera en el club hasta cinco temporadas con la altísima cotización que alcanzó en el mercado, sobre todo tras convertirse en el delantero titular de la selección de Brasil. El papel de un fondo de inversión que poseía el resto de sus derechos, el de su representante y dos renovaciones, una en 2009 y otra en 2010, fueron clave. El portal brasileño Esporte cifraba esta semana en 1,33 millones de euros el coste de cada gol del fichaje más caro de la historia en el Sao Paulo, 8 en 15 partidos, y destacaba la inversión general, sumando traspaso y salario, en 10,6 millones de euros, de los cuales 6,8 fueron para el Sevilla y después para el fondo de inversión. Un negocio, sí, pero con 25 goles menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios