Simeone encuentra la tecla

  • El Atlético de Madrid asimila sus necesidades de intensidad y carácter tras la salida de Gregorio Manzano · Las cualidades técnicas hacen temible su ataque

La marcha de Gregorio Manzano y la llegada de Diego Simeone variaron todas las premisas existentes en torno a un Atlético de Madrid que ahora sí parece enfocar sus objetivos a la búsqueda del máximo torneo continental.

Manzano abandonó la nave atlética con el equipo fuera de la Copa del Rey y la certeza de que su periplo liguero no se antojaba demasiado halagüeño. La llegada de Simeone no sólo cambió los números, sino también la intensidad y el carácter de una plantilla mucho más competitiva de lo que la clasificación señalaba.

Llegó Simeone y se marchó Reyes, uno de los hombres más desequilibrantes de un plantel fabricado para liderar la Liga de los demás. Hasta el momento, el técnico argentino ha demostrado ser el artífice de las mejoras de su equipo, que ha ganado agresividad y contundencia además del carácter ganador que le faltaba en un comienzo liguero para el olvido.

sin balón

El cambio de técnico ha variado todo el sistema táctico del equipo madrileño, que ahora realiza un movimiento de mayor presión en el centro del campo y suele apostar por colocar dos líneas de tres futbolistas para impedir una fluida transición en el rival.

Godín, que estará ausente en la importante cita de hoy por sanción, ha mejorado su aportación desde la llegada de Simeone, logrando ser el líder de la zaga junto a Miranda, que gana protagonismo gracias a la mayor intensidad del resto del equipo y su capacidad de anticipación.

Courtois es un valor seguro en la portería, mientras que Filipe Luis sigue buscando esa explosividad que ya nunca encontró tras su grave lesión en el Deportivo de La Coruña. Una de las buenas noticias del Atlético es el buen resultado dado por Juanfran como lateral derecho, otra muestra más del éxito creciente en la apuesta por situar a un extremo o interior como lateral. En su caso, la debilidad física constante de Silvio invitó a su descubrimiento.

con balón

Simeone apuesta por la transición rápida y la búsqueda de las debilidades del rival para hacer daño. Es consciente del potencial ofensivo del equipo y pretende llegar con muchos hombres al área rival. Por ello compone un centro del campo de hombres capaces de destruir y llegar, como Gabi, tan destacable a nivel de contención como de llegada y capacidad de disparo. Tiago, Koke y Mario Suárez se alternan en una medular completa.

Adrián ha sido una de la notas más positivas del equipo. Aporta dinamismo y gol a un ataque en el que en esta ocasión faltará Falcao por sanción. Sin él, el asturiano se convierte en pieza básica por su calidad y constante movilidad.

El peligro llegará también con la presencia de hombres capaces de desbordar por cualquiera de las bandas. Sin Arda Turan para cubrir necesidades por cualquier flanco, Salvio aparece como pieza preferente para jugar por fuera. A otros aún se les espera. Paulo Assunçao no tiene hueco en el centro del campo y Fran Mérida pide una oportunidad sin lograr alcanzar su nivel cualitativo que posibilitó su fichaje por el Arsenal.

lo mejor

La capacidad de improvisación de un equipo que ha crecido con Simeone, siendo ahora más intenso y competitivo: canchero, como definen los argentinos. Para ello, no duda en apelar a las faltas tácticas para trabar el juego del rival.

lo peor

Las bajas de Diego, Falcao, Arda y Godín afectan a un conjunto necesitado de jugadores capaces de marcar las diferencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios