Fazio busca la solución argentina

  • El medio se pone en manos de Luis García, el fisioterapeuta de la selección albiceleste

Comentarios 3

El tobillo izquierdo de Fazio continúa dando quebraderos de cabeza. Tras la última visita al doctor Cugat, éste comprobó que la evolución producida en las pruebas de fuerza a las que se sometió fueron escasas, por lo que le aconsejó al jugador que parara de nuevo y que se pusiera en manos de un prestigioso fisioterapeuta argentino, Luis García, quinesiólogo de la albiceleste y de Boca, y que tiene línea directa con el traumatólogo catalán, para ver si en su país le encontraban una solución. El quirófano está descartado de momento y el futbolista, con permiso del club y de acuerdo con los servicios médicos, viajó ayer mismo a Buenos Aires con nuevos ánimos y muchas ganas de afrontar esta nueva etapa en su curación.

Al jugador le ordenó Cugat que no sometiera su tobillo a sobreesfuerzos hasta que no haya mejoría sustancial en el dolor que viene padeciendo desde hace un año, aproximadamente. Fazio aprovechará las vacaciones para ponerse en manos de Luis García, que es el jefe de Sergio Brozzi, el quinesiólogo que ya lo trató a él y a Acosta el curso pasado. Se da la circunstancia de que García tendrá que venir a España con la albiceleste para el amistoso con Cataluña del día 22 de diciembre, pero Fazio en ese periodo se pondrá en manos de Brozzi y del resto del equipo de su clínica. En principio, su estancia en Argentina será sine die, es decir, que en virtud de cómo evolucione allí permanecerá en su país. De este modo, parece descartado que pueda realizar esa mini pretemporada que quería Jiménez que hiciera en las vacaciones para que pudiera estar listo en enero, toda vez que en ese periodo estará sometido a tratamiento terapéutico.

Fazio se lastimó el tobillo en octubre del año pasado, entrenándose sobre césped artificial para preparar el partido de vuelta de la previa de la UEFA en Salzburgo, al igual que les sucedió a Luis Fabiano y Diego Capel. El argentino reapareció al poco tiempo, pero comenzó a sentir dolor en la articulación y hubo de dejar de competir en las pasadas Navidades. Tras otra reaparición, los problemas volvieron al final del curso pasado. Y este año empezó la pretemporada con brío, pero a las primeras de cambio el dolor volvió a dar la cara. Hasta hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios