Crecer más pasa por Nervión

  • El Sevilla debe reaccionar en su estadio, donde ha cedido seis puntos que lo tendrían por delante del Real Madrid e igualado virtualmente con el Barcelona · El curso pasado encajó más derrotas dentro que fuera.

El Sevilla vuelve a mirar hacia arriba después de recuperar en Gijón la tercera plaza e incluso aspira a recortar tres puntos con el Barcelona. Tras el golpe de autoridad en El Molinón, ahora el equipo de Manuel Jiménez piensa en reaccionar en su estadio, donde hasta ahora ha cedido seis puntos vitales. Es un lastre que hasta ahora no han tenido ni Barcelona ni Real Madrid, por lo que la aspiración del club y de la plantilla de crecer más pasa por hacer de Nervión un fortín del que no se escape ni un punto. Se trata de un viejo anhelo que no pudo cumplimentar el curso pasado y que vuelve a surgir tras los dos últimos tropiezos y la visita del Getafe, que el curso pasado fue uno de los seis equipos que se llevó todo el botín del Ramón Sánchez-Pizjuán gracias a un solitario gol de Gavilán.

El carácter de grande que se ha ganado el Sevilla choca con la cantidad de puntos que cede en su feudo en contraste con los dos transatlánticos españoles, que se hicieron con los 21 disputados en casa. De hecho, de no mediar los empates ante Espanyol, Málaga y Valladolid, el conjunto de Jiménez acumularía ahora 36 puntos, con lo que sería segundo, por delante del Madrid, e igualado virtualmente con el Barça, que acumula 39, ya que lleva un partido más, el que ganó en Xerez correspondiente a esta jornada y que se adelantó por el Mundialito de clubes.

Reparto de puntos

Curiosamente, a estas alturas de la temporada, el Sevilla tiene el mismo reparto de puntos con el que concluyó la campaña pasada, cuando llegó a los 70 gracias a los 35 que sumó en casa y a domicilio. Ahora acumula 30 puntos, repartidos en 15 y 15. En la pasada campaña, el equipo de Jiménez batió el récord de victorias fuera de casa, 10. Mientras que ahora, y sólo con 14 jornadas disputadas, ya lleva 5, la mitad de aquel registro, lo que ilustra muy bien sobre la enorme fortaleza del equipo fuera de casa.

La temible realidad del Sevilla como equipo visitante acentúa la importancia de que no deje escapar puntos de su feudo. Para seguir creciendo y mantener el pulso con los grandes se antoja ineludible sumar de tres en tres al calor de su gente, dado que ni Barça ni Madrid fallan en sus respectivos estadios. Y por ahí puede desangrarse la aspiración de tutear de verdad a los dos intocables de la Liga.

Hay varios factores que rodean esa pérdida de la fortaleza del Sevilla ante los suyos, que había venido siendo una de las bazas para el enorme crecimiento experimentado en los últimos años. Y entre ellos está que encaja más goles en casa que fuera, pese a que el equipo se mantiene firme en esa faceta y continúa siendo el segundo menos goleado de toda la Liga tras el Barcelona, igual que la temporada pasada. Aun así, ha encajado más goles en casa (7) que fuera (4), y también ha ganado también más fuera (5 veces) que en casa (4).

Lastre defensivo

Entre esos factores que condicionan la fortaleza casera cabe destacar que el Sevilla ha estado mermado en la línea defensiva en los últimos partidos, como se pudo comprobar ante Málaga y Valladolid. En ambos encuentros, el equipo marcó e incluso debió ganar a tenor de las claras oportunidades que tuvo, pero sólo pudo empatar tras verse por detrás en el marcador ante dos equipos que llegaron poco pero aprovecharon la falta de firmeza defensiva. Y esto está correspondido directamente con la acumulación de bajas en esta línea, algo que volverá a tener que paliar Jiménez este sábado ante el Getafe.

Guiño a la afición

La cúpula sevillista es consciente de la importancia de amarrar los puntos en el Sánchez-Pizjuán. Y también sabe que el abonado, acostumbrado a los éxitos continuados, ya no vibra igual ante equipos menores que años atrás, lo que a veces se ha traducido en una frialdad perniciosa. De ahí que el club haya querido tener un guiño hacia la afición, con la oferta de hacerse con dos entradas por el precio de una para despedir el año 2009 en Nervión ante el Getafe. Este detalle puede ayudar a reaccionar después de los dos tropiezos seguidos en casa. Sólo hay que mirar dónde estaría el Sevilla de no haber dejado escapar  ni un punto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios