La vuelta de la Victoria al Matadero

  • hace 25 años. La hermandad dejó de pasar en 1974 por el barrio, ya que aquí debía descansar la cuadrilla de costaleros que no llevaba relevo; en 1986 con los hermanos costaleros vuelve a este barrio

Hay barrios que están indisolublemente unidos a las cofradías, quizás son barrios que esperan también que llegue Semana Santa para hacerse más barrio. Lo que si está claro es que la cofradía necesita hacerse barrio, sentirse barrio para latir con la gente, el fin único por el que salen a la calle, para estar con los onubenses.

La Victoria tiene esos lugares que le facilita el tránsito de ir y volver a Huelva, como siempre nos gustó llamarle a una generación a ese viaje que se hacía desde El Polvorón al centro de la ciudad, por aquello de las distancias y los espacios vacíos que hacía que El Punto se viera como un horizonte distante desde esta zona que crecía, la nueva Huelva entre zona de huertos. Ir a Huelva, lo aprendimos de nuestros mayores y hoy por empeño manifiesto en más de una crónica, y desde no hace tampoco tanto, es una de las voces que gente privilegiada tiene para llevar a Dios hasta el centro de Huelva. Nos agrada que se haya generalizado, aun cuando hace falta conocer su sentido y recrearse en esta frase y todo lo que ella encierra en sí misma.

Esos espacio vacíos se fueron cubriendo, la bajada por Federico Mayo, las calles íntimas del centro, Plaza Niña y la vuelta. Aunque no fue primer barrio de tránsito sí lo es ahora en el recorrido y no hace mucho que se incorporó el Barrio Obrero a las calles del itinerario de la Victoria, algo tuvo que ver las páginas de este diario cuando nadie creía en ese cambio de recorrido, pero nosotros ya vimos lo que suponía todo el color de la cofradía en el barrio más hermoso y colorido de Huelva.

Pero lo de los barrios de la Victoria es del principio de la cofradía para hacerla más llevadera, cuando el aluvión de la tarde merma y la ebullición baja, entonces es bueno tener un barrio que te arrope en el camino de vuelta a casa. El Matadero ha sido eso, encuentro de la cofradía con su barrio y de la gente con su hermandad. Allí les esperan muchos de los que ya también le acompañaron a la salida y en otras zonas del recorrido. Es también barrio de muchos de los que visten la túnica penitente, azul y blanca, mostrando el corazón de Huelva en Semana Santa.

A este barrio del Matadero tuvo que dejar de pasar por él la Hermandad de la Victoria, allá por 1974. La junta de gobierno explicaba en Huelva Información los motivos de aquella decisión: "Este itinerario a la recogida siempre fue muy querido por la hermandad y por el barrio. Pero, desgraciadamente, llegó un momento en que la junta de gobierno se vio obligada a modificarlo. A consecuencia de atravesar el Matadero, no siempre se podía mantener la disciplina del horario, se alargaba considerablemente la permanencia en la calle de la cofradía y, por consiguiente, la entrada en el templo". Reconocía la hermandad entonces que era un recorrido "largo y penoso"; la época era distinta en cuanto a costaleros, "era muchas veces inevitable que al llegar al Matadero se prolongaran las paradas porque los costaleros salían de los pasos a descansar". Hay que decir a esto que aquellas cuadrillas de antiguos costaleros no llevaban relevo de refresco y se les pedía un esfuerzo especial hasta llegar a carrera oficial, así al menos luego se dejaba aquí un descanso.

En 1986, después del tiempo de las ruedas bajo el paso de la Victoria y de la consolidación de las cuadrillas de hermanos costaleros la cofradía volvió a pasar por su barrio han pasado 25 años desde entonces y sigue siendo una emoción verla por estas calles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios