El pregón de los coquis

El Polvorín.. punto y seguido

Sí, El Polvorín es algo más. Tiene un aire distinto, un caminar valiente y un vestir de nazareno con la elegancia que marca lo amasado en la tradición. El Polvorín... punto y seguido. Así abrió el pregonero su alegato cofrade para descubrirse ante la forma de vivir la Semana Santa en el Corazón de Jesús. Y la gente de El Polvorín pues como saben cogerlas al vuelo ahí tienen la frase en una camiseta. Las buenas ideas hay que difundirlas en este tiempo de slogan.

El estilo de una cofradía

No dejamos El Polvorín. Hablamos de la Cofradía de las Tres Caídas. Un año más vuelven a demostrar que por encima de todo está la Semana Santa y lo que esto significa. Asumirán el laudo impuesto por la junta de gobierno del Consejo que preside Modesto Fernández Jurado. Para el Consejo, un fracaso más a la hora de cerrar su última Semana Santa. Para las Tres Caídas, un paso adelante en su larga historia de saber hacer las cosas. Y seguirán exigiendo lo que le corresponde. Hay quien quiere correr para modificar los estatutos, pero esto se deberá enjuiciar por los vigentes. Las leyes son así. A los hermanos de las Tres Caídas le honra el proceder de hoy, con toda normalidad. El Polvorín es así.

Cardenal Albornoz

El Ayuntamiento de Huelva actuó diligente a la petición de hermandades al Consejo para retirar uno de los bancos junto al Monumento a Mora Claros. Hay que considerar los esfuerzos desde el Consistorio por el buen discurrir de las cofradías. Lo que estos días se mueve en las calles bien se merece todas las atenciones posibles.

Visitas en las iglesias

Una de las buenas costumbres es acudir a los templos en los días previos o en las mañanas de las salidas de las cofradías. Así se disfruta de todos los detalles. Lo que hay que saber es que cuando comienza la misa, las visitas son inoportunas y los párrocos llevan toda la razón al decirlo. Hay que arbitrar horarios de visitas. Lo mismo que para los fotógrafos en los besamanos. Las hermandades son igualmente responsable estos días. No se le eche siempre todo encima a los curas.

¿Puede alguien quitar la pancarta?

No es que moleste lo que dice, pues muchos ciudadanos se han unido a ella y eso es ya una cuestión de respeto. Otra cosa es que convoca a una fecha pasada y cumplido el objetivo para el que fue colocada, justo es que la calle vuelva a tener su decoro habitual. La calle Puerto es lugar de caminar de las cofradías y pasar bajo una pancarta no contribuye a la estética de una celebración que cuenta con el apoyo muchos miles de ciudadanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios