Un pregón con 50 años de cofrade

  • Antonio González expuso sus vivencias ante los hermanos de Pasión, en el colegio de los Maristas

En esta tan precipitada Cuaresma, da la impresión de que los acontecimientos se agolpan. De este modo, el primer viernes de marzo, que es el día por antonomasia de la devoción al Cautivo, ha coincidido con el comienzo de los pregones que celebran distintas hermandades y con la circunstancia de que algunos pasos se encuentren ya en los templos. En el apartado de pregones, ayer fue el caso de la Hermandad de Pasión que anoche celebró el suyo como es habitual, en el colegio de Los Maristas. El encargado de pronunciarlo fue nada menos que Antonio González, cofrade sobradamente conocido en la capital, que fue presentado por quien fuera el fundador del Calvario, Antonio Navarro.

Dentro de las múltiples facetas que González ha abarcado dentro de su sentir cofrade, no estaba la de pronunciar pregones ya que éste ha sido el primero y lo ha hecho para la hermandad en la que pronto cumplirá los 50 años como miembro y en la que existen cuatro generaciones de su familia.

De este modo, Antonio González se detuvo en sus vivencias y anécdotas desde sus años mozos hasta la actualidad. Así, recordó sus visitas a la casa de los Gallardo para ver la cabeza que esta familia guardaba de la imagen del Señor destruida en la Guerra Civil y la impresión que le causaba.

Como no podía ser de otra manera, tuvo especial dedicación para los costaleros así como a todas las Vírgenes que bien como costalero él mismo o bien como capataz, ha sacado en el transcurso de este bien aprovechado tiempo, haciendo una especial referencia al Refugio. El pregonero no quiso dejar escapar la oportunidad para hacer un llamamiento al consenso en el seno de esta hermandad.

Pero como ya se ha mencionado, este pregón ha coincidido con la devoción al Cautivo que un año más, se ha extendido por diferentes templos de la ciudad. Es difícil concretar cuál puede ser el punto neurálgico de esta devoción expresada en solemnes besapiés, aunque no se puede dejar de mencionar la parroquia mayor de San Pedro, donde la imagen es custodiada por un grupo de feligreses.

Tampoco se puede dejar de mencionar el extraordinario besapié al Santo Cristo de la Misericordia y el besamano a María Santísima de la Concepción, que ayer tuvo lugar como consecuencia del 25º aniversario de esta céntrica hermandad. Otros lugares en los que se pudieron contemplar imágenes de culto y respeto fueron el Sagrado Corazón, la Concepción, la capilla de la Hispanidad, la parroquia del Carmen y de los Dolores, La Merced o el oratorio de la Hermandad de la Redención.

En otro orden de cosas, la jornada fue también pródiga en actividades cofrades, como corresponde a las fechas en que nos encontramos. Así se puede mencionar la conclusión de los conciertos de marchas que durante esta semana se han celebrado en Hipercor o la charla-coloquio que celebró ayer la Hermandad de Emigrantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios