La lluvia dio tregua en la tarde del Martes

TODO el día de ayer estuvieron los cofrades y devotos de la provincia de Huelva mirando al cielo con temor. La lluvia matutina y vespertina hizo presagiar que peligraban las procesiones que comenzaron a salir a la calle a últimas horas de la tarde. Una de las más tempranas fue la de Isla Cristina donde la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte decidió ponerse en marcha a pesar de la inestabilidad y el fuerte viento.

Lepe

La imagen del Cristo del Mar crucificado en la cruz y portado a hombros por los hombres y mujeres de Lepe volvió anoche a recorrer las calles llenando de oración y recogimiento la localidad en el Martes Santo. Pasadas las diez y media de la noche inició su caminar el cortejo del vía crucis desde la capilla en la barriada de Don Ramiro, después de haber estado pendientes del cielo y rezando porque la lluvia no impidiera la salida en procesión.

El vía crucis de Lepe es una procesión de silencio, recogimiento y oración que se organizada directamente por la parroquia de Santo Domingo de Guzmán contando con la colaboración de todos los grupos parroquiales y asociaciones que conforman la vida parroquial del municipio. Entre ellas están agrupaciones como las hermandades, el consejo de hermandades, Cáritas, catequistas, Asociación de viudas, etc.

Los fieles alumbran en esta procesión a un antiguo Cristo que va sobre los hombros de las personas que se turnan para ir llevándolo en un silencio conmovedor. Al mismo tiempo que los participantes en el desfile entonan rezos y alumbran con velas y antorchas la procesión. El Cristo del Mar es una de las imágenes más antiguas de las capillas de Lepe. Data aproximadamente de mediados del siglo XVI y fue venerado durante muchos años en el antiguo convento de las Dominicas en la calle de las Monjas. En la actualidad se le venera en la capilla que lleva su nombre estando cedido a la Hermandad de Padre Jesús Nazareno para su custodia.

El recorrido procesional es el mayor de todas cuantas procesiones se realizan en Lepe. Sale de la capilla Cristo del Mar y recorre el itinerario del resto de las cofradías. Es característica en este vía crucis el montaje que los vecinos realizan de los descansos. Cada uno de ellos, de un total de 14, representa una estación y allí en las casas de los vecinos se monta un altar adornado con flores e imágenes religiosas donde se para el cristo y se procede a dar lectura a la estación correspondiente. Dado lo avanzado de la noche, el final de la procesión estaba previsto avanzada la madrugada con el regreso de nuevo a la capilla desde la que parte y pendiente de la lluvia e inestabilidad atmosférica.

Isla Cristina

La localidad costera entró ayer de lleno en la Semana Santa. Después de la primera procesión que fue el Domingo de Ramos, en Martes Santo hizo la estación de penitencia la Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, María Santísima de la Amargura, Patriarca Bendito Señor San José y Jesús Niño- (Buena Muerte). A las 20:30 y con tiempo incierto marcado especialmente por el viento y la amenaza de lluvia hizo su salida desde la ermita recorriendo las calles Jesús del Gran Poder, Pescadores, Barrio Nuevo, Baja, Roque Barcia, paseo de Las Palmeras, del Chocolate. Tenía prevista su entrada en la carrera oficial sobre las 23:00, por el paseo de Los Reyes continuando a calle del Carmen, Santo Domingo de Guzmán Serafín Romeo Portas, Gran Vía, España, Simón, Baja, Roque Barcia, Jesús del Gran Poder y recogida en la ermita. Acompañó al paso de Cristo la Banda de Cornetas y Tambores Centuria Romana de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestro Señor del Carmen de Marchena de Sevilla. Y el paso de Palio al compás de la Banda de Bonares.

Este año como novedad y estreno el paso de Cristo lució la terminación del bordado de los respiraderos, realizados por el taller de la hermandad. Y el paso de Palio estrenó bordado en aplicaciones de los faldones laterales realizados por la isleña Mariana Montenegro. Del tiempo dependía que la procesión llegara a su fin.

El relevo de las procesiones se toma hoy desde la ermita de donde saldrá la Hermandad de la Flagelación (Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y la Virgen de Los Angeles).

Ayamonte

Costaleros y penitentes de la Real, Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Lanzada y María Santísima de la Esperanza del Mar se congregaron desde media tarde en la parroquia de San Francisco desde donde tiene la salida procesional. A pesar del chaparrón que cayó poco antes de iniciar la salida, la hermandad no se lo pensó dos veces y salió a la calle con la confianza de que no volviera a llover poder acabar la procesión con normalidad.

En el Martes Santo de Ayamonte se abren las puertas de este viejo templo situado en la plaza del mismo nombre para dar paso al misterio de la Sagrada Lanzada con su Cristo de las Aguas y a la Esperanza del Mar, reina de la Barranca. La Semana Santa de Ayamonte es una de las más brillantes de la provincia y muestra de ello es el paso de Lanzada que está formado por las imágenes del Cristo de las Aguas, María Magdalena, San Juan, Longinos a caballo y la Virgen del Buen Fin.

En el recorrido por las calles de Ayamonte acompañó el paso del Cristo la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Preado-La Pasión de Ciudad Real, mientras que al paso de la Virgen le siguió la Banda de Música de Nuestra Señora de la Soledad de La Algaba. Las novedades de este año son el frontal y la trasera de los respiraderos del paso del Cristo de las Aguas, imagen que es obra del escultor León Ortega. Este paso de misterio estrena también el bocado del caballo y las riendas en cuero.

Moguer

El Martes Santo de Moguer sale en procesión una de las cofradías más populares y antiguas del municipio. Es la que lleva al Cristo de la Sangre, una sobrecogedora imagen portada en andas por tres nazarenos y a la que escoltan y acompañan numerosos vecinos descalzos, concadenas y portando una cruz de madera. Todos ellos emulan el calvario que vivió Jesús antes de ser crucificado.

La Hermandad estuvo indecisa hasta el último momento de su salida pero finalmente decidió cumplir con el Martes Santo, aunque el recorrido se iba a hacer sin dilación. La cofradía va en silencio absoluto, que hace más sobrecogedor el desfile de la Antigua, Venerable, Fervorosa, Muy Humilde y Franciscana Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Encarnación, que parte de la iglesia del Convento de San Francisco.

Este año la cofradía estrena la pintura de la Virgen María, en óleo sobre lienzo, donada y realizada por María Dolores Morales Gómez.

La Palma

El Cautivo de La Palma retrasó primero una hora su salida a causa de la lluvia y finalmente se suspendió definitivamente. El Cristo estaba preparado en un paso prestado de la Hermandad de la Veracruz del municipio sevillano de Sanlúcar la Mayor.

Uno de los objetivos de la hermandad palmerina es realizar un paso para esta imagen que actualmente está en proceso de construcción. Mientras, este año se recurrió al préstamo del paso de la hermandad sevillana que lo tenía en desuso. Un paso con un alto valor patrimonial y protegido por Patrimonio Histórico de Sanlúcar y cuya canastilla es del siglo XVII.

Un estreno importante de esta corporación es la nueva túnica bordada en oro que no pudo lucir en la calle el Cautivo. También es nuevo el Simpecado Carmelita con pintura al óleo de Nuestra Señora del Carmen. Nuestra Señora y Madre de Las Lágrimas estrenó saya bordada en oro, réplica de la que lucía el Jueves Santo la antigua imagen.

La Fervorosa Hermandad de Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Cautivo, Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas y San Juan Evangelista se quedó en la iglesia de San Juan Bautista desde donde tenía prevista su salida en estación de penitencia. Los penitentes lloraron desconsolados por la frustración de no poder salir en procesión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios