Pedro ceada - vestidor

"Me gusta ser atrevido e innovar en lo que se puede"

  • Comenzó vistiendo al Cristo del Amor y a la Virgen del Rosario; hoy además, es el vestidor en la Redención, la Borriquita, la Consolación y la Resignación. Trabaja también en Encinasola y en Almonaster.

Comentarios 4

Comenzó de niño en la Cofradía de la Sagrada Cena y hoy es el encargado de vestir las imágenes titulares del Cristo del Amor y la Virgen del Rosario.

-¿Cómo han sido sus pasos en la hermandad?

-Comencé como todos los niños, con la ilusión de llevar un cirio. Después entré en el coro y más tarde en la mayordomía, en aquel tiempo ayudaba a Rafael Bermúdez Crosman, que vestía las imágenes, y yo he ocupado en la actualidad su puesto tras su fallecimiento.

-¿Pero hay que tener una especial sensibilidad artística?

-Te tiene que gustar las cofradías y tener esa visión por lo artístico que aquí puedes canalizar.

-¿Qué se siente al vestir las imágenes?

-La verdad que es difícil de explicar, pero mucho respeto y devoción, porque si no se tiene fe sería como vestir a un maniquíes.

-¿Qué momento elige para vestir las imágenes?

-Siempre el de mayor intimidad y con la capilla cerrada, sólo estoy con un ayudante, Jose, que este año será el que vista el apostolado, le encuentro con cualidades. No suele entrar nadie, pero si es en tiempo de montaje y tienen que entrar, pues intento que esté lo más vestida posible

-¿Hay que por una misma línea?

-Siempre me gusta aportar algo nuevo, sin salirme de los cánones; en esto soy muy atrevido.

-¿Se busca un sello propio?

-A cada imagen que visto me gusta darle un estilo, de acuerdo con su hermandad. Luego está la gente que puede ver que la vestido las mismas manos.

-¿Qué es lo que más le gusta a la hora de vestir una imagen?

-Sin duda alguna son los pliegues, pero tampoco le hago un feo a un buen rostrillo de blondas.

-¿Qué hace para vestir tantas imágenes?

-Pues tengo ya cogida toda la semana de pasión con cada una.

-¿Por qué esta dedicación?

-Porque me gusta, me sirve para relajarme, me transporta fuera.

-¿Será un momento muy especial para rezarle cuando se tiene tan cerca?

-Sí, siempre empiezo rezándole una salve para que me ayude.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios