El doberman anticlerical

Comentarios 1

QUE le gustan a algunos, con tal de que no se hable de los graves problemas que tenemos en España a todos los niveles, montar historias que quedan muy bien de cara a los del populismo radical izquierdista, pero que no tienen nada que ver con la realidad a pie de calle. Y claro, siempre que pueden y como no tienen ni pajolera idea para sacar a España de la grave crisis que hay, rescatan el doberman anticlerical que llevan dentro para que se encargue de atacar todo aquello que suene, huela o tenga algo que ver con la religión católica y, no se crean, tampoco se salva la Semana Santa, aunque a mucho político -de todos los colores- les gusta ir y que lo vean en las procesiones.

La cuestión es distraer la atención del personal con estas historias, con tal de que no se vea muy claro que lo que realmente les importa son sus buenos sueldos y poltronas políticas.

Es un pim, pam, pum constante que no les lleva a ningún lado, excepto a los ácratas, antisistema, perroflautas, podemistas y a la izquierda socialista-podemista de los Sánchez&Sánchez ya que son a los únicos que les importa que el doberman anticlerical tenga un hambre constante.

Lo que no acabo de entender cómo el socialismo moderado no les esté importando que los primeros los lleguen a fagotizar por intentar ser más podemista que el propio Iglesias. Pero, por aclararle algo al cada vez más podemista-socialista Pedro Sánchez, le diré que más del 73% de los que le votan se declaran católicos mientras que entre los ateos o no creyentes suman el 7%.

El POSE, de seguir así, en el sentido de la laicidad total y fundamentalista que nos quiere imponer, igual termina prohibiendo todo lo que signifique las procesiones religiosas. Y si no, veamos algunos ejemplos de cómo están actuando unos y otros. El socialista Joan Ribó, con los votos de Compromís (Podemos), modificó la procesión cívica del 9 de octubre para que ésta no entrara en la Catedral como así mismo suprimió las referencias al Ángel Custodio y quitó la misa que la Policía Local le dedicaba todos los años. O cómo el Gobierno, también valenciano, quiere prohibir a los altos cargos de la Generalitat asistir a actos religiosos o procesiones.

O, por seguir en esta comunidad, lo que acabó comentando un concejal podemista de Museros: "a la mierda los Reyes Magos y la pu.. madre que los parió".

Porque según el tolerante individuo son costumbres católico-franquistas impuestas y que no le contemos estas historias a nuestros hijos sobre los Reyes Magos, Papá Noel o de que los santos hacían milagros para que no se vuelvan idiotas. O lo que ha ocurrido este año en más de una cabalgata-podemista de Reyes. Donde tanta urticaria dialéctica les debe de dar el pronunciar tradiciones religiosas que andan diciendo por ahí, ante las críticas recibidas por ejemplo en Madrid, que "se han mantenido las estructuras de siempre".

En fin, no nos dejemos embaucar por estos flautistas del populismo, que por mucho que se empeñen en atacar a la Iglesia ni van a hacer desaparecer la Semana Santa ni quitarle su alma. Los problemas que nos acucian no se solucionan ni con historias como estas ni suprimiendo las clases de religión en los colegios. Se solucionan con más sentido de España y menos querer vivir de España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios