Viernes Santo de Pasión

  • Los municipios viven una jornada llena de momentos con las últimas jornadas

  • Recogimiento, tradición y solemnidad en los pueblos

La provincia también vivió con intensidad y buen tiempo los últimos momentos de la Semana Santa. Tradiciones y estampas únicas que llenaron de bellos momentos los municipios onubenses. Las procesiones discurrieron con el recogimiento que la ocasión merecía y con la solemnidad que ofrecen.

Las calles se llenaron de recogimiento y sobriedad para acompañar en el recorrido al Santísimo Cristo Yacente y Nuestra Señora de la Soledad el Viernes Santo. Como es tradición, a la llegada al Sepulcro, la comitiva depositó al Cristo Yacente y el paso de la Virgen volvió solo a la iglesia.

Este mismo día y como colofón de los actos penitenciales de Semana Santa, tuvo lugar a las 22:00 la tradicional Vía Sacra, acto en el que sólo pueden estar presentes los hombres como marca la tradición. Al caer la noche, una corneta anunció el comienzo de la hora santa del Vía Crucis y la campana mayor sonó diez veces. / José M. Jiménez.

El Cristo de la Sangre, antiguo Cristo de la Vera Cruz, procesionó por las calles de Palos de la Frontera seguido de representaciones de las Hermandades de la localidad, y que junto a Nuestra Señora de los Dolores protagonizaron la jornada del viernes. El misterio estuvo acompañado por el Trío de Música de capilla San Jorge.

La conocida como Procesión de los Niños llevó al Cristo Romano por las calles de Aroche en la mañana del Viernes Santo acompañado por la Banda Municipal. Por la noche, realizaron la estación de penitencia la Hermandad del Santo Entierro y la de la Virgen de los Dolores. Este día fue cuando la mujer arochena viste su tradicional mantilla con vestido negro.

El Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora del Rosario procesionaron por las calles de la localidad serrana en la tarde del Viernes Santo. Rigor, compostura y orden en la calle, cuidando especialmente los detalles y configurando así un cortejo sobrio y elegante, propio del día de la muerte de Cristo.

En la madrugada del viernes al sábado, La Soledad tomó las calles de la localidad haciendo su estación de penitencia. Ayer Sábado Santo fue el momento del Santo Entierro. El Señor aparece en su paso procesional sobre un catafalco mortuorio cubierto con un sudario.

La Hermandad del Santísimo Sacramento y Santo Entierro de Cristo es la más antigua de la Semana Santa cerreña. Procesionó en la jornada del Viernes Santo al Santo Cristo Yacente. La Virgen del Mayor Dolor hizo su tercera procesión en la Semana Santa, junto con las que realizó el Viernes de Dolores y el Jueves Santo.

El Cristo yacente fue portado en una urna a hombros de los hermanos de la Hermandad Sacramental y Nuestra Señora María Santísima de los Dolores, que en este día procesionó bajo la denominada Soledad. Esta Dolorosa es atribuida a Juan De Mesa. Hoy, los santaolalleros disfrutan de un día de campo y de convivencia en el entorno de la ribera, lugar donde se encuentra la ermita de su Patrona Santa Eulalia.

Con la madrugada cercana a su ocaso y antes de que despuntaran los primeros rayos de sol, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Pasmo realizó su estación de penitencia en la localidad onubense de Bollullos par del Condado.

Acompañados por el trío de Capilla y la Banda Filarmónica Ciudad de Bollullos, sendos pasos llenaron de fervor las calles del municipio, envolviendo a los presentes en ese escenario en el que afloran los sentimientos y se derraman lágrimas al paso de sus titulares.

Ya por la tarde, a las 19:30, le tocaría el turno en Bollullos a la cofradía de Nazarenos del Santo Entierro de Cristo y Soledad de María Santísima en sus Dolores y Alegrías. / Carlos lópez

En la tarde-noche del viernes, Ayamonte vivió y acompañó a Cristo por dos veces muerto.

La primera de las cofradías, la del Descendimiento, Santo y Nuestra Señora del Mayor Dolor, salía desde la parroquia de las Angustias a las 20:15, ante una gran afluencia de ayamontinos.

A las 21:00, salía desde el templo de San Francisco, la Hermandad de Vera Cruz, Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad. / A.G.Espina

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios