El Santo Entierro recupera las bambalinas de la Soledad de María

  • La cofradía estrena el frontal que recobra el diseño original perdido en la Guerra Civil

La Hermandad del Santo Entierro está inmersa en un grandioso proyecto que no sólo repercutirá en el enriquecimiento de su patrimonio, sino que supone un encuentro con la historia de esta señera cofradía, que es lo mismo que decir con la historia del mundo cofrade onubense. Para este año, la cofradía del Viernes Santo estrenará la bambalina frontal bordada, una obra llevada a cabo por el taller de Jesús Rosado.

Pero no se trata sólo de la presentación de un nuevo trabajo para el palio de la Soledad de María. La hermandad se ha propuesto recuperar su personalidad más auténtica. Para ello, el nuevo trabajo reincide en recuperar el palio con el que contaba esta titular antes de la Guerra Civil, ya que la obra se perdió a causa de esos trágicos acontecimientos.

Según explicó el hermano mayor, Javier Mesa, la recuperación del trabajo original ha sido posible gracias al formidable archivo que conserva una familia perteneciente al Santo Entierro (García de Soto). Las fotografías, de gran calidad, han permitido rescatar el diseño original. Se trata de un ejemplo de estilo juanmanuelino que encaja con lo que se hacía a finales del siglo XIX y principios del XX. El archivo de la familia García de Soto, por su parte, reúne un gran número de imágenes cofrades de las décadas de los 20 y 30 del siglo anterior.

El estreno que por lo tanto presentará el Santo Entierro este año, es un trabajo realizado por el taller de Jesús Rosado con el dibujo de Rafael de Rueda.

La recuperación de los bordados del palio ha venido en consonancia con otras miradas hacia la prolongada historia de esta cofradía. El mismo día que se presentaron las bambalinas, el Liceo de Moguer interpretó una marcha que asimismo ha podido ser recuperada y que lleva por título Santo Entierro. Mesa explicó que es una composición fechada en 1940 y cuyo autor fue Enrique Díaz, prolífico hermano mayor de esta cofradía. La recomposición de la pieza musical ha sido obra de Antonio Rodríguez. Todo ello tuvo lugar en el Gran Teatro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios