Redención

ES casi de progresión geométrica, el desarrollo que está teniendo en estos últimos años la Hermandad de la Redención que asombra en el Domingo de Ramos por la belleza de su paso y la sobriedad de estos cofrades. Una pequeña prueba de lo que estamos diciendo es que desde que comenzó este año hasta estos días, cuenta con una treintena de nuevos miembros y una sede y oratorio, fruto del esfuerzo y el duro trabajo de todos estos cofrades que ven así el logro de un objetivo, como es el tener una sede propia que impida el gasto de un alquiler y una cosa aún más importante: dejar las bases establecidas para las próximas generaciones de cofrades que vayan a tomar el testigo.

Ha sido por el momento, la última hermandad en incorporarse a la Semana Santa onubense, ya que su primera salida procesional fue en 2004, haciéndolo desde la parroquia del Carmen. Desde 2006 lo hace desde la capilla de la Hermandad del Rocío de Huelva.

El sentido que se le quiere imprimir a esta cofradía está materializado de manera casi perfecta. El ánimo de esta hermandad es ahondar en el tiempo y rescatar elementos cofrades que han podido ir quedando olvidados o arrinconados con el paso y las tendencias de los nuevos tiempos.

Esta hermandad nació, a principios de los años 80, como iniciativa de Aurelio Hernández Ramblado y de Rafael Domínguez Carrascal, dentro de un ambiente cercano al gremio del mar.

La primera salida procesional, se efectuó, con una imagen propiedad del escultor onubense Enrique Pérez Saavedra (discípulo del imaginero ayamontino Antonio León Ortega). Tuvo lugar el Domingo de Resurrección por las calles de la feligresía de Belén, partiendo el cortejo desde un garaje de la calle del Cristo. Fue una salida cobijada por la totalidad del barrio y con gran éxito de asistentes siendo el espaldarazo definitivo que se necesitaba para seguir adelante con el proyecto. Es entonces cuando se empezó a luchar de verdad para conseguir el objetivo. De este modo, se dieron los primeros pasos ante el Obispado. Los estatutos se refrendaron el 5 de noviembre de 1986, adquiriendo el nombre de Hermandad de Gloria Nuestra Señora de los Desamparados. La bendición de la imagen de Nuestra Señora de los Desamparados y la capilla, se llevó a cabo el día 16 de julio de 1983. Después de bastantes años de esplendor, esta hermandad entró en un profundo declive propiciado en gran medida por el derribo de gran parte del barrio y la consiguiente reubicación de los moradores en otro.

Posteriormente se planteó que la hermandad pasara a ser de penitencia, pero respetando los orígenes fundacionales, que pasaban por tener de titular un Nazareno que se asemejara al antiguo Cristo de Saltés, desaparecido en la Guerra Civil. Después de cuatro largos años tras la presentación de los estatutos en el Obispado, y estando ya anclados en Huerto Paco, se produjo la aprobación de las reglas en febrero de 2000, convirtiéndose de este modo en la cofradía número 23 de la Semana Santa. Posteriormente, el Señor de la Redención presidiría el vía crucis del consejo de hermandades y cofradías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios