Victoria

Primavera cofrade en El Polvorín

  • El paso por el Barrio Obrero y El Matadero volvió a dejar estampas de gran sabor popular

La Virgen de la Victoria, portando las joyas y preseas donadas por sus devotos. La Virgen de la Victoria, portando las joyas y preseas donadas por sus devotos.

La Virgen de la Victoria, portando las joyas y preseas donadas por sus devotos. / reportaje gráfico: alberto domínguez

Jubilosa, alegre, radiante y garbosa. Así es cada Miércoles Santo la partida de la Hermandad de la Victoria desde su barrio hasta el centro de la ciudad.

Tenía ayer el día Huelva. Una gran jornada de primavera, con los cielos despejados y un gran número de personas que tomaron sus calles para ver las cofradías. La primera en echarse a la calle fue la Hermandad de la Victoria, que asomó su cruz de guía por el dintel de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús a esa hora en la que el sol aprieta fuerte. Y la luz irradia el recuerdo de días pasados y anclados en los recuerdos. Al fin, los hermanos de la Victoria volvían a ver sus imágenes titulares en la calle.

Mientras que los nazarenos celestes pasaban por la vía Presbítero Pablo Rodríguez y la avenida Federico Molina, la sombra se cotizaba bastante, a la espera del paso de misterio de Jesús de la Humildad en el Desprecio de Herodes y la Virgen de la Victoria.

También fue primavera en el Barrio Obrero, donde se le volvió a rezar un avemaría a la Virgen de la Victoria en el mismo lugar que se quemara en 1953. A esa altura, el paso de misterio pasaba ya por el arco camino de la Carrera Oficial, donde la cofradía regalaba su impronta popular.

Igualmente fue primavera en El Matadero, donde tanto quieren a esta hermandad. Es uno de los lugares más recomendados para ver los dos pasos. Y por sobradas razones.

Y así siguió el cortejo procesional, paso a paso, hasta el gran esplendor de felicidad de la calle Puebla de Guzmán, previa a su recogida.

Una vez más, ayer se demostró que la Virgen de la Victoria es reina del Polvorín. Del Barrio Obrero y de El Matadero. Y también de todos los distritos y hogares de la ciudad donde se le tributa veneración a esta imagen mariana realizada hace exactamente media centuria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios