Cuando el Nazareno iba a San Pedro

LA cofradía de la Madrugá vuelve este año a celebrar una efemérides importante, la de sus 425 años. Los cuatro siglos se celebraron con grandes faustos, ahora también nos permite recordar aquellas celebraciones cofrades de antaño, que nos envuelve en otra atmósfera cofrade, la de una Huelva más pequeña, pero que sin duda disfrutaría de la Madrugá como hoy lo sigue haciendo.

Pero cuando se fundó la cofradía, cuando estaba en la iglesia del convento de la Victoria que se encontraba en la calle Puerto la cofradía procesionaba hacia la parroquia mayor de San Pedro, allí haría estación de penitencia y tenía lugar el sermón del paso. Un acto lleno se sentido teatral y catequetico tan calado en el pueblo que hasta la calle que hoy concoemos como Daoiz llevaba el nombre de callejón de la Amargura, entiéndase antes del trazado actual. Hasta aquí subía la cofradía, donde se encontraba en esta plaza la importancia de acoger tanto a la parroquia mayor con su arcipreste, como en lo civil a las casas consitoriales.

Constituía una seña de identidad de la Semana Santa onubense hasta final del sigloXIX, lelna de fervor. En las obligaciones que marcan las escrituras fiornmadas en 1635 entre la hermandad y el convento d ela Victoria, se hablña de esta forma peculira de celebrar el Viernes Santo, Entre als condiciones que debía guardar el convento, seespecifica que "el Viernes Santo qquando sale la procesión la tiene de acompañar la Comunidad dandom la cofradía sera y a de aver sermón este día y a más el domingo tersero de quaresma en el altar de el cabildo an de dar quarent reales de limosna".

En los estatutos que contienen las escrituras de 1713, se deja claro "que el Viernes Santo de cada un año ha de acompañr la referida Comundiad la procesión de Nuetsrop padre Jesús que se intitula la del paso y ha de predicar dos sermones, uno antes de salir la procesión y otro en la plaza del Señor San pedro. Aquellas madtrugada se recordaban en la prensa en 1935 era en una "plaza de San Pedro donde se agrupaban los vecinosde Huelva, llenando los porches de la iglesia. Se colocaba el púlpito amarardo al tronco de un álamo blanco", "comenzando el sermón a las cuatro en punto de la madrugada". Así, a medida que el cura describía la pasión iban apareciendo de las esquinas de la plaza las imágenes en sus andas de la Verónica, la Magdalena, San Juan, La Virgen y el Señor. Con la desamortización la cofradía debió tarsladarse hasta la parroquia de la Concepción, el sermón se perdió tras quedar suspendida la cofradía por ciertos desmanes en la madrugada, luego la reorganización de 1906 es como hoy vemos a la cofradía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios