Manuel Domínguez, en el cielo de Estudiantes

El Martes Santo después de la primera y única mirada que justifica la presencia en la parroquia de San Sebastián nos buscamos entre nosotros. Allí está la gente de siempre y la mayor satisfacción es contar con la presencia de los más antiguo de la cofradía, porque el Señor nos da la alegría del encuentro. Este Martes Santo era distinto, ya nos dijeron que don Manuel Domínguez Martínez había pedido la extremaunción. Todos nos afligimos. Este es un día muy señalado, le recordamos y rezamos por él.

Don Manuel Domínguez, el profesor de la Escuela Pericial de Comercio, había llevado a muchos de sus alumnos a la Hermandad de Estudiantes porque antes sus alumnos le enseñaron que estaban haciendo una cofradía y que además necesitaban una Virgen, Nuestra Madre del Valle. Esto se hizo realidad y en ello intervino de manera muy especial y la Señora es la alegría de cada Martes Santo. Don Manuel fue hermano mayor de nuestra hermandad y muchas cosas importantes en la vida, pero sobre todo un cristiano de bien.

Por eso el Señor que es justo le dio el gran premio de poder vivir también este Martes Santo de 2011 y sentir en su corazón al Cristo de la Sangre que descansa su muerte sobre su hombro izquierdo. He querido escribir hoy, en este domingo y no otro día, de don Manuel para alegrarme con él del gozo de la Resurrección.

Descanse en paz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios