PÓRTICO DE SEMANA SANTA

Impulsor del cambio estético en el arte floral

  • Sus montajes de cultos y exornos florales crean expectación por su buen gusto y saber estético Tiene claro que la flor es perecedera, pero como arte efímero es determinante en la belleza de un conjunto artístico

"Montar un paso de flores no es arte floral; se consigue cuando lo que haces es transformar la flor en un exorno, en algo espectacular". Antonio Rivera define así el trabajo que hace. En la actualidad, es la persona más cualificada en el arte de la flor en Semana Santa de Huelva, sus trabajos en los pasos, sean de Cristo o de palio, crean expectación. Siempre sorprende a pesar de llevar una misma línea de calidad y creatividad que definen sus trabajos desde hace años.

Es joven y ya ha dado mucho en el arte de la flor y en la Semana Santa. Consiguió transformar la visión que las hermandades de Huelva tenían en lo que se refiere al exorno floral, cuando todo se solucionaba con el clavel. Es de lo que más orgulloso se siente de su trabajo en el mundo de las cofradías, que le apasiona y al que le dedica más horas de las que puede y desborda hacia ellas todo su cariño. Es el principal impulsor del cambio estético en las hermandades, consigue cambiar los llamados cánones tradicionales del clavel y algunas rosas, introduce nuevas variedades de flores, colores más arriesgados, para algunos supone un cambio drástico. Los montes de corchos, con espinos y otros elementos para ofrecer conjuntos estéticos especialmente aplaudidos por su sencillez y belleza, o nuevas técnicas como el encapsulado individual de flores. Luego vinieron otros profesionales, muchos agradecieron a Antonio estos primeros pasos en el mundo de las cofradías de los que todos pudieron aprender.

Confiesa que lo que más le motiva en su profesión es lo que puede conmover en el espectador el trabajo que ha realizado y, sobre todo, los sentimientos por el honor que le supone vestir tantas imágenes y ponerle las flores.

Antonio Rivera tiene un amplio recorrido y una formación artística que le coloca en Huelva en el más alto escalafón del arte cofrade en esta materia. Es desde nacimiento de la Hermandad de la Victoria, la cofradía de la familia. Cuestiones del destino le llevan a Granada, donde tendrá el primer contacto con la flor y la priostía de las hermandades. Su llegada a la Hermandad de los Escolapios, le lleva a los montajes de flores para los cultos, y de ahí al Cristo de San Agustín. Es, además, vestidor de la Virgen la Consolación de esta cofradía, de la del Mayor Dolor, de los Escolapios, y de la Virgen del Rosario, de las Tres Caídas. En esta época tiene 16 años y no pierde el contacto con Huelva, con su hermandad y también con la de la Borriquita, donde está Pedro Ceada como vestidor que es quien le va a orientar en este tema.

Su gran desembarco artístico tiene lugar en la Hermandad de la Victoria, en ella se encarga de la priostía, de los montajes de los altares de cultos, de las flores y de la salida. Su aportación es clave en la belleza estética de la cofradía en ese periodo de tiempo, se nota su aportación en los montajes florales. Antonio tiene 19 años y es cuando muchos de la hermandad ven sus posibilidades y les animan a seguir por esta línea y estudia en la Escuela Andaluza de Arte Floral. Con 22 años se decide por abrir su tienda que es referencia en Huelva, 'Victoria arte floral'.

Es el encargado de los trabajos florales para el Consejo y realizó el montaje floral de la coronación de la Virgen de la Victoria, por el que fue especialmente felicitado.

Son muchos los pasos que viene montando para Semana Santa, en Sevilla se encargará este año de la cofradía de Pino Montano y la Candelaria. En Huelva continúa con la Borriquita, Calvario, Estudiantes, Oración en el Huerto y Resucitado, así como el Gran Poder de Isla Cristina. Es el encargado de las flores de los pasos de San Sebastián y la Virgen de la Cinta. Sin olvidar otros trabajos en la provincia como las patronas de Cartaya, la del Rosario, y de Lepe, La Bella. Vestidor de la Virgen de los Ángeles y de la Luz, así como de la Merced de Isla Cristina.

Mención especial merece el exorno de la carrera rociera de la Hermandad de Huelva, esperada cada años.

Su arte va más allá de lo cofrade y son espectaculares los montajes para bodas y otras celebraciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios