Especial vía crucis en San Sebastián

  • El Santísimo Cristo de la Victoria preside el acto piadoso que recorrió las calles de la feligresía

  • La Hermandad de Mutilados celebra los 75 años de su fundación

De una manera ya casi inminente de cara al inicio de las procesiones de la Semana Mayor, la parroquia de San Sebastián celebró su tradicional vía crucis por las calles de la feligresía; tradicional porque es costumbre de la parroquia celebrar este acto piadoso en Cuaresma. Sin embargo, una novedad importante había que tener en cuenta en esta ocasión. La imagen que presidió este vía crucis no fue, como es la costumbre, el Señor de la Sangre, sino el Santísimo Cristo de la Victoria.

La razón hay que encontrarla en la celebración del 75º aniversario de la Hermandad de Mutilados, que ha querido tener en este vía crucis uno de los momentos conmemorativos que vivirán su punto culminante el último sábado del próximo mes de septiembre, con la salida extraordinaria de su titular, María Santísima de la Paz.

El titular de Mutilados fue en parihuelas ataviado con una túnica morada

Hay que remontarse a 2003 cuando el titular de la cofradía del Domingo de Ramos fue quien presidiera el vía crucis del Consejo de Hermandades y Cofradías.

El Señor de la Victoria fue portado ayer en parihuelas, dispuesto a recorrer varias calles de su feligresía. La iglesia se encontraba presidida por el Señor de la Sangre en el altar, mientras que el resto de los pasos que saldrán estos días desde San Sebastián ya estaban dispuestos.

La imagen llevaba una túnica morada y el exorno floral era obra de Antonio Rivera. Antes de que partiera desde el templo la comitiva, el párroco, José Antonio Omist, dirigió unas palabras invocando al Señor de la Victoria para que nos "ilumine nuestra mente y nuestro corazón para que podamos contemplar de manera plena lo que el Señor ha hecho por nosotros".

El recorrido que cubrió este vía crucis fue prácticamente el mismo que el que se realiza cualquier otro año. Tan sólo hubo una ligera modificación al inicio, ya que la comitiva, tras bajar el porche del templo, cogió por Ponce de León, Rodrigo de Triana y desde allí salir a Federico Mayo para mantener el itinerario estipulado.

La comitiva iba abierta por la cruz parroquial, los hermanos de la hermandad con cirio y el hermano mayor de Mutilados. Tras él, el trío de música de capilla Gólgota, acólitos y monaguillos y la parihuela con la bella imagen del Señor. Después de él, el director espiritual de la hermandad y párroco de San Sebastián.

Un momento imprescindible de este acto piadoso fue el paso por el callejón del Cristo de la Sangre en donde se encuentra situado el azulejo dedicado al titular de Estudiantes, lugar de enorme sabor cofrade. Justo allí, la junta de gobierno de esta hermandad de Martes Santo esperó al Santísimo Cristo de la Victoria para mostrarle sus respetos. Las estaciones, como es habitual, se fueron rezando durante el recorrido. La primera de ellas tuvo lugar en el mismo porche de la iglesia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios