Amargura en la tarde de Jueves Santo

  • La cofradía ayamontina realiza su estación de penitencia portando sus tres pasos

El Salvador fue el lugar de salida de la procesión ayamontina de Jueves Santo. El Salvador fue el lugar de salida de la procesión ayamontina de Jueves Santo.

El Salvador fue el lugar de salida de la procesión ayamontina de Jueves Santo. / JOSÉ MARÍA ESTÉVEZ

A la seis y cuarto de la tarde, y una vez acabada la Eucaristía de la Cena del Señor, se abrieron las puertas de la Parroquia del Salvador para dar salida a la Hermandad de la Oración en el Huerto, Jesús Caído y Nuestra Señora de la Amargura, con una gran representación de ayamontinos y sobre todo villorros que no quisieron perderse ese momento.

En la comitiva, tres generaciones que han sabido perpetuar en el tiempo el amor, el trabajo y el historial de quienes fueron fundadores de esta hermandad señera de Ayamonte. La familia Concepción, sobre todo Antonio Concepción Reboura, fundador, su hijo Juan Concepción Jiménez como hermano mayor perpetuo; su nieta, María de los Ángeles Concepción Rodríguez como tesorera y su biznieta, María Ángeles Barroso Concepción como presidenta.

Demostración palpable de lo que se vive en esa amplia familia que vive cada día del año pendiente del más pequeño detalle de su Hermandad de Jesús Orando en el Huerto, Jesús Caído y Nuestra Señora de la Amargura.

La talla del misterio de Jesús Orando es de Antonio León Ortega y la de la Virgen de la Amargura de otro paisano: José Vázquez Sánchez. La de Jesús Caído es de origen desconocido, aunque restaurada por Antonio León una vez acabada la guerra.

El primero de los pasos tuvo el acompañamiento musical de la banda de Cornetas y Tambores Cristo de la Buena Muerte; para el segundo, la del Cristo de la Misericordia de Lepe y para la Virgen, Nuestra Señora de la Consolación, de Huelva.

Después de la bajada por las calles altas de la ciudad, ante un buen número de personas que acompañaban a la cofradía, se llegó a las plantas del convento de las Hermanas de la Cruz. A continuación, y recorriendo las principales calles de la ciudad, hizo su entrada en la Tribuna Oficial sobre las 21:30.

Una vez acabado este trecho del recorrido, la comitiva se puso en movimiento ya un poco más deprisa porque había que llegar a tiempo antes de las dos de la madrugada, por la capilla del Socorro. A esa hora estaba prevista la salida del Señor de Ayamonte, Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Socorro.

Y no se falló, se pasó a tiempo, y aunque el lugar se encontraba completamente lleno de gente, muchos de ellos de fuera de nuestros límites, se hizo de manera magistral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios