"No sabíamos que estaba contagiada"

  • La familia, en paro, reclama atención oficial y se plantea ahora cómo trasladar el cuerpo hasta Marruecos para darle sepultura

Najat estaba casada con Abdesselam Lakfaiti, con quien tenía dos hijos, ambos menores de edad. Llegó a Sevilla hace ocho años, tres después de que lo hiciera su esposo, albañil de profesión, a quien la crisis del ladrillo ha dejado, como a tantos otros, en paro. Los cuatro vivían en Alcalá de Guadaíra, integrados como una familia más de la localidad y esperando el nacimiento de su tercer hijo, una niña a la que han llamado Najat, como su madre.

Familiares de la pareja de origen marroquí se desplazaron ayer hasta el Hospital de Valme, donde se vivieron momentos de mucho sufrimiento y consternación. Sobre todo, en el momento en que los médicos comunicaron al marido y los allegados que lo acompañaban el fallecimiento de Najat. Alguno de ellos tuvo que ser atendido en urgencias por crisis nerviosas. "No sabíamos que mi mujer tenía la gripe A, sólo nos fuimos al hospital porque tenía fiebre y dolores", repetía ayer el marido de la víctima.

Según Safa, sobrina de la fallecida, nadie de la Junta se había puesto en contacto con ellos para informarles de la situación. "Solamente hemos recibido informaciones a través de los médicos del hospital y del responsable de la dirección", se quejaron. Safa y otros familiares criticaron que no se hubiera realizado ningún tipo de pruebas al resto de la familia, sobre todo, después de que los dos hijos menores de Najat hubieran presentado síntomas gripales.

Tras la comparecencia pública de la consejera de Salud, María Jesús Montero, la expectación mediática desbordó a la familia de Najat, que decidieron poner como portavoz al hermano de la víctima, Mustafá. "No tenemos constancia de que su afección estuviera provocada por este virus", aseguró el hermano, sorprendido por la gravedad de la dolencia que tenía su hermana y molesto por no haber recibido de manera oficial una información sobre las causas reales del fallecimiento de la mujer de 39 años.

Ayer por la tarde, según confirmaron fuentes de la familia, el cuerpo sin vida de Najat fue trasladado a Hospital Virgen del Rocio, siguiendo un protocolo especial para estos casos, para analizar las causas del fallecimiento. "Queremos que el entierro sea en Marruecos, pero con nuestra situación económica no sabemos si vamos a poder llevarla hasta allí", advirtió Safa, la sobrina de la fallecida. Ya caída la noche, los familiares, cumpliendo con el Ramadán, se retiraron para romper su ayuno y prepararse para sus oraciones.

Durante todo el día, en el hospital sevillano de Valme se vivieron momentos de mucha incertidumbre. No había ningún pasillo donde familiares de otros pacientes no comentaran lo ocurrido. Muchos pacientes y familiares se mostraron alarmados al conocer la noticia de la muerte de Najat. María del Castillo, de visita en el hospital, lamentaba junto a los ascensores de la planta de maternidad que "los medios de comunicación estén provocando una alarma social sobre los casos de gripe A en España". Sin miedo, añadió que cree que es una gripe más: "Hay que aceptarla". Junto a ella, Guillermo Sáchez, vecino de Arahal, sí que mostró su "temor" ante los casos por contagio que están apareciendo: "Sobre todo, no dan con la vacuna necesaria".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios