Cádiz

Cada vez más mujeres demandan ayuda por problemas con el alcohol

  • Representan el 20% de las personas atendidas en consulta por esta causa · Este y otros temas se abordarán en la I Conferencia Iberoamericana de Alcohol y Sociedad

Comentarios 3

Hace dos o tres años las mujeres representaban entre el 7% y el 10% del total de personas atendidas por problemas con el alcohol. En lo que va de año, de las 120 personas que ha atendido aproximadamente el Servicio Provincial de Drogodependencias, el 20% son mujeres. De los pacientes que reciben asistencia en dicho centro en Cádiz, el 32% la demandan por esta adicción.

El aumento del número de mujeres que solicitan ayuda por este motivo es un factor que tiene una doble vertiente. Por un lado, las mujeres se han incorporado en los últimos años en mayor medida al consumo habitual de alcohol como bebedoras sociales. Pero por otro, antes la mujer no pedía ayuda y ahora empieza a hacerlo. Precisamente por esto Manuel Martínez, médico psiquiatra del Servicio de Drogodependencias, interpreta el dato de forma positiva: “antes la mujer lo ocultaba por vergüenza, pero ahora ha empezado a demandar ayuda”.

En la actualidad existen de hecho dos perfiles, explica Martínez, dentro de las mujeres que abusan del alcohol. Uno, es el de féminas por debajo de los 50 años que beben pública y socialmente. Es decir, señala el psiquiatra, “este patrón empieza a parecerse al patrón masculino”. Hay un segundo, el de mujeres que superan los 50 y que beben en casa y clandestinamente, “patrón antiguo”, que apunta el especialista que ha empezado a disminuir dando paso al anterior perfil.

En este punto Juan Gibert, profesor del Departamento de Neurofarmacología de la Facultad de Medicina de la UCA, insiste en que estos casos son especialmente preocupantes por cuanto permanecen ocultos. Ambos, apuntan que el alcoholismo en las mujeres tiene, por los roles sociales que desempeñan, mayores consecuencias sobre su entorno familiar.

Estos y otros temas, relacionados esencialmente con el aspecto social y cultural del consumo de alcohol, está previsto abordar en la I Conferencia Iberoamericana Alcohol y Sociedad en el Siglo XXI. Una iniciativa impulsada por la asociación Arca y un proyecto en el que tanto Manuel Martínez como Juan Gibert están trabajando para sacar adelante. Destacan que la importancia de la Conferencia está, de entrada, en llamar la atención sobre la gravedad de esta realidad que se deriva de un consumo abusivo de alcohol.

Como explica Gibert, el objetivo es realizar un análisis profundo sobre el alcoholismo en España e Iberoamérica. Añade Martínez que existe un segundo fin: conseguir que se produzca un punto de inflexión para lograr cambios en las políticas encaminadas a solucionar este problema. Es decir, en última instancia se busca que se produzca un cambio en la cultura del beber que “empiece a permitir actuaciones cada mes tajantes en este sentido”. Dichos aspecto sociales suponen en España todavía una barrera que superar y, aún más, en el caso de los países iberoamericanos.

En este mismo sentido el profesor Gibert habla de “la hipocresía social del botellón; se da permiso para beber al joven, al adolescente, pero se limita a un espacio para que no molesten”.Añade al respecto que, “mientras se ha hecho un esfuerzo en relación con el tabaco y ahora incluso la sociedad reclama su prohibición total en los lugares públicos, en el tema del alcohol ha sido imposible tomar medidas reales”.

Y es que el alcohol, el abuso del alcohol, sigue siendo un problema importante. El aspecto social influye en esto de forma decisiva. Las estadísticas señalan que del 75% de los bebedores de riesgo, es decir, que consumen a unos niveles que pueden desembocar en una adicción, lo hacen por cuestiones hedonistas y sociales. Esto es, para estar a gusto y desinhibirse y porque les ayuda a establecer relaciones sociales.

Como se ha señalado antes, las personas con problemas de este tipo representan el 30% de los pacientes a los que se presta asistencia en el centro de drogodependencias de la ciudad. Un dato significativa como también lo es, y no puede pasarse por alto, que de esas aproximadas 120 personas tratadas, han fallecido siete durante el presente año 2009 por culpa del alcohol.

Sí es cierto que en términos generales el alcoholismo ha disminuido, es decir, se está reduciendo de forma progresiva el consumo per capita en toda España. Sin embargo además de los problemas de adicciones que aún genera y que puede generar, tiene otras consecuencias graves. Aumentan otro tipo de situaciones derivadas del consumo, como los accidentes de tráfico y los laborales motivados por esta causa.

Un tema por tanto que no puede pasarse por alto y que justifica ampliamente que se desarrollen iniciativas como la Conferencia que plantean Arca de cara al año 2012.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios