Descanso

El cambio horario puede producir alteraciones en el sueño

  • Los expertos aconsejan vigilar la adaptación en la infancia y la tercera edad.

En la madrugada del próximo domingo 25 de marzo, nuestros relojes deberán adaptarse un año más al cambio de horario estacional de primavera y verano. Esta acción, que aparentemente se reduce a una sencilla práctica de reajuste temporal y ahorro de energía, puede producir también ciertas alteraciones en el sueño.

Aunque los efectos que el cambio de hora pueden tener sobre nuestro organismo son leves y transitorios en la población sana, los expertos insisten en que deben ser tenidos en cuenta, sobre todo, en niños y personas mayores, ya que son más sensibles a los cambios de hábitos. Y es que, durante los tres o cuatro primeros días de adaptación a las nuevas pautas horarias y lumínicas, suelen ser habituales sensaciones de cansancio, astenia, desorientación, dificultad para ir a dormir y levantarse con el nuevo horario y somnolencia diurna, entre otros. Todas ellas consecuencia de la alteración de nuestro reloj circadiano. Por ello, es recomendable levantarse desde el primer día con el nuevo horario. Así resultará más fácil adelantar el horario para ir a dormir en los días siguiente, evitar la siesta los primeros días, y cambiar cuanto antes sus horarios de comidas para adecuarlos al nuevo horario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios