Dieta mediterránea y ejercicio físico también refuerzan el cerebro

  • Un amplio estudio sostiene que los hábitos saludables consiguen reducir el proceso de deterioro cognitivo

Dos estudios que se publican esta semana en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) vuelven a examinar los posibles beneficios de la dieta mediterránea y el ejercicio. Un estudio de la Universidad de Columbia muestra que los mayores que toman una dieta que incluye mayor consumo de frutas, vegetales, legumbres, cereales y pescado y baja en carne roja y pollo y activos físicamente tienen menos riesgo de alzheimer.

El otro estudio, de la Universidad Victor Segalen Bourdeaux 2 en Francia, apunta que el seguimiento de esta dieta está asociado con un menor declive en algunos aspectos cognitivos. El equipo de Nikolaos Scarmeas desde el Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York examinó a dos grupos de 1.880 mayores sin demencia al inicio del estudio de los que se disponía información sobre la dieta y la actividad física. Estos participantes fueron seguidos durante una media de 5,3 años y un total de 282 desarrollo alzheimer. Según los investigadores, cuando se tenía en cuenta sólo la actividad física, una mayor cantidad de ésta se asociaba con un menor riesgo de la enfermedad. Los autores señalan que en comparación con los individuos inactivos, los que dicen realizar alguna actividad se asocian con entre el 29 y el 41% menos de riesgo de Alzheimer.

Al considerar de forma simultánea actividad física y adherencia a la dieta mediterránea, la incidencia del alzheimer se asociaba de forma significativa con ambos factores. Al dividir en tres niveles de adherencia a este estilo de alimentación a los participantes, aquellos que se encontraban en el grupo de adherencia intermedia tenían entre un 2 y un 14 % menos de riesgo de alzheimer y entre un 32 y un 40 por ciento menos entre aquellos que seguían de forma más estricta esta dieta. En lo que se refiere a la actividad física, aquellos que decían realizar algo tenían entre un 25 y un 38% menos de riesgo de la enfermedad. Los autores señalan que en comparación con aquellos individuos con baja adherencia a la dieta mediterránea y baja actividad físicas los que más seguían este tipo de alimentación y realizaban más ejercicio tenían entre un 35 y un 44% menos riesgo de desarrollar alzheimer.

Por otro lado, el estudio de Catherine Féart de la Universidad Victor Ségalen Bourdeaux 2 examinó la adherencia a la dieta mediterránea, el funcionamiento cognitivo y las demencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios