Caminar despacio distancias largas mejora la salud del corazón

  • La importancia de la pérdida de peso sugiere un cambio de ritmo en los programas de rehabilitación cardiaca

Las caminatas largas pero más lentas son mejor que los ejercicios cortos e intensos a la hora de perder peso y fortalecer la salud cardiaca, según un estudio norteamericano publicado en Circulation.

Pasear frecuentemente, entre 45 y 60 minutos , a un paso moderado, entre cinco y seis días a la semana, es la vía para quemar más calorías, aumentar la función cardiaca y reducir peso y grasa corporal. En contra de algunas prácticas de rehabilitación basadas en ejercicios en agua o bicicleta durante 20 o 25 minutos. "Los médicos son a veces pesimistas ante las esperanzas de que sus pacientes logren perder peso. De hecho, la mayoría de los programas de rehabilitación cardiaca no han sido efectivos en la pérdida de peso", explica el doctor Philip A. Ades, profesor de Medicina y director del Rehabilitación Cardiaca y Prevención de la Universidad de Vermont; y añade que "la cuestión es que la gente no quema demasiadas calorías en estos ejercicios".

Según la tesis de estos investigadores, en este tipo de pacientes, caminar puede quemar más calorías que nadar o montar en bicicleta. En el agua o en aparatos , el paciente no debe soportar su peso en el ejercicio y, aunque éstos aumentan la función cardiaca, el efecto a largo plazo de las caminatas largas es más importante para la pérdida de peso. Su estudio contó con 74 pacientes con sobrepeso y con enfermedad coronaria, que participaron en programas de rehabilitación. Uno de los grupos realizó ejercicios que no eran más intensos pero debían ser realizados en más tiempo y durante más veces a la semana (sistema pensado para perder más calorías). Otros se sometieron a la rehabilitación cardiaca estándar que alternaba el caminar con bicicleta o remo. Después de cinco meses, los que pretendían perder más calorías habían mejorado sus niveles de insulina, colesterol, presión sanguínea y función cardiaca y respiratoria. Habían perdido más kilos y más grasa. Según los autores, el impacto de la pérdida de peso en estos pacientes es clave. Por eso recomiendan primar este tipo de ejercicios en la rehabilitación cardiaca de perdonas con sobrepeso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios