"Aquí sólo suma el Recre"

  • Ángel López insiste en el valor de la grada para hacer del Colombino un feudo infranqueable

  • "Quiero que los 10.000 socios sean 10.000 entrenadores que aprieten desde la grada", señala

Ángel López observa con gesto serio la salida de su equipo durante el encuentro de la semana pasada en el Nuevo Arcángel. Ángel López observa con gesto serio la salida de su equipo durante el encuentro de la semana pasada en el Nuevo Arcángel.

Ángel López observa con gesto serio la salida de su equipo durante el encuentro de la semana pasada en el Nuevo Arcángel. / jordi vidal

El Nuevo Colombino es la clave albiazul. La fortaleza del Decano pasa por hacer de su campo una plaza infranqueable. "Esto es el Colombino, es otro Recre y hay 10.000 entrenadores en la grada y aquí solo suma el Recre", con esa afirmación lanza su mensaje Ángel López. El técnico albiazul tiene muy claro dónde reside el principal valor recreativista.

El preparador sabe que el choque contra el Marbella de mañana lleva implícita la trampa de la confianza tras ganar los dos anteriores. "Euforia cero. Quien tenga euforia estando en el puesto trece es que no está en la realidad de este club ni de este grupo", sentencia el madrileño en un recado claro al grupo y la afición. Los quiere a todos enchufados.

"Quien tenga euforia en el puesto trece es que no está en la realidad de este club ni este grupo""Aquí no se relaja nadie porque hay que mantener la tensión hasta el último suspiro"

Celebra una semana "fantástica" en la que "los chicos entrenan muy bien, todos disponibles y ver a los jugadores trabajar es una maravilla". Destaca "la capacidad de aprender que tiene esta plantilla me sorprende por encima de mi capacidad de enseñar".

El principal valor de la dos victorias consecutivas que lleva el Recre radica en que es "muy difícil cambiar una dinámica. Lo que han conseguido estos jugadores es muy difícil. Ahora se trata de salirnos del camino que es todo lo contrario de la euforia".

Cuenta con todos sus jugadores disponibles, por lo que se verá obligado a hacer cuatro descartes al menos. Algo que define como "una auténtica maravilla. Tengo un puesto de liderazgo y me corresponde hacerlo. Es un placer y una injusticia porque hay cuatro jugadores que se quedarán sin citar porque todos se merecen estar entre los 18 y los 11 que jueguen. Hay 11 injusticias. No les pido que me entiendan, pero me pongo en su lugar y los entiendo".

El suyo es un manual claro y directo. No da pistas al rival porque "al enemigo ni agua. Ni a mis jugadores tampoco. Aquí no se relaja nadie porque hay que mantener la tensión hasta el último momento. Los quiero metidos y concentrados".

Advierte del nivel del rival del domingo. El Marbella es "un equipo que lleva tres victorias seguidas. Sólo el Marbella y el UCAM lo han conseguido esta temporada. Va tercero y viene de ganar 3-0 al Écija que lleva gran parte de la liga primero. El Marbella nos lo va a exigir todo para sacar los tres puntos". Precisamente ante ese reto se encuentra el Recre, si bien "mirar atrás o hacia adelante no ayuda. Toda nuestra energía está centralizada en el Marbella". Para lograrlo, "necesitamos a los 10.000 socios que son 10.000 entrenadores alentando desde la grada. Los necesitamos a ellos y a los dos o tres mil más que vengan para que suplan la falta del entrenador en el banquillo".

No le preocupa esta circunstancia. Verá el partido desde la grada por estar sancionado. Está tranquilo porque "los jugadores saben lo que deben hacer y hay un segundo que sabe perfectamente lo que hacer. Veré el partido tranquilo porque mis jugadores han aprendido a competir. Mi labor llega hasta la charla previa al partido. Cuando el árbitro pita poco puedo hacer de la raya para afuera".

Más le preocupa un Marbella que considera "un rival competitivo, que recibe pocos goles y con gran potencial a balón parado. Tiene mucha velocidad por fuera con buenos jugadores por fuera. Va tercero y está muy adaptado a la Segunda B".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios