La ilusión colectiva de toda una hinchada

  • Casquero y Gabriel Cruz abren la temporada en La Tertulia Deportiva con una ambiciosa apuesta por una campaña de éxitos recreativista

Los integrantes de La Tertulia Deportiva de 'Huelva Información' disfrutaron de la buena mesa de Ciquitrake. Los integrantes de La Tertulia Deportiva de 'Huelva Información' disfrutaron de la buena mesa de Ciquitrake.

Los integrantes de La Tertulia Deportiva de 'Huelva Información' disfrutaron de la buena mesa de Ciquitrake. / reportaje gráfico: alberto domínguez

Comentarios 1

Es una temporada diferente. Todavía quedan rescoldos del sufrimiento reciente del Recre, pero a todas luces la campaña que todavía está en su fase inicial será muy diferente. Para debatir sobre todo ello La Tertulia Deportiva de Huelva Información unió al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y al técnico recreativista, Javier Casquero, en su primera cita de la temporada. El restaurante Ciquitrake de la capital onubense fue el marca para un espacio de debate que contó además con la presencia del director de este diario, Luis Pérez-Bustamente, y su directora comercial, Adelaida Mellado.

Cruz es optimista. El regidor onubense no olvida el pasado reciente, pero afronta con ilusión al futuro. "Contra el San Fernando pasé el peor rato de mi vida en un campo de fútbol. He tenido la oportunidad de vivir todos los ascensos y descensos del Recre en el estadio, pero nunca lo pasé tan mal como en aquella última jugada que todos vimos dentro", confesó. Casquero lleva el tiempo suficiente en Huelva para comprender que "este club está bendecido por algo especial y por mucho que sufra siempre saldrá adelante".

Tanto Cruz como Casquero defienden la ambición como rasgo esencial en el banquillo

Este año el alcalde percibe "una ilusión colectiva muy buena. Estamos haciendo una pretemporada dentro de la temporada y siendo conscientes de la dificultad que tenemos hay que tener la ilusión fundada de estar arriba". Es más, "si al terminar la temporada logramos estar en play-off somos un equipo competitivo que puede dar una alegría". Casquero capea el envite para reconocer que "este equipo atisba cosas muy buenas, con minutos en todos los partidos muy interesantes porque ningún rival domina tanto como nosotros".

Cruz se debate entre sus responsabilidades y su devoción albiazul. No oculta lo que echa de menos la grada porque "en el palco se pasa mal". De hecho, cuando tiene la oportunidad disfruta "como un aficionado más" como en el desplazamiento a Badajoz, donde "fui con mis amigos y vi el partido en la grada que me apetecía mucho". No se mete en la parcela deportiva, que "ahí decide el míster", pero muestras sus preferencias por hombres como Boris, Lazo, Luque y sobre todo Sergio. Defiende que el Decano mejore "en el aspecto físico porque hay momentos que se ve, aunque es verdad que cada semana somos capaces de dominar más tiempo y no tiene nada que ver el Betis o el Lorca con los partidos de Cartagena o con el Murcia". Casquero replica que "hay jugadores que necesitan jugar minutos de competición para llegar al 100x100. Estamos asumiendo un riesgo controlado porque necesito ganar tiempo para ellos, no para mí". El técnico confiesa además que "tenemos en la plantilla a chicos con un potencial de superior categoría que ni ellos mismos son conscientes todavía y con los que estamos trabajando en su desarrollo".

Casquero desveló en La Tertulia Deportiva un detalle personal de su vinculación onubense. Su relación con la provincia viene "viene de hace muchos años. Cuando jugaba en el Sevilla mis padres hicieron una promesa de hacer el Camino del Rocío si subía a Primera y la cumplieron. Llevan 15 años haciendo el Camino con La Palma del Condado y allí los Casquero ya somos una familia más". Eso sí, de firmar una promesa ni hablar porque sostiene a fuego el "partido a partido". Confesó el entrenador del Decano un sambenito que no logra quitarse. "Después de 500 partidos en Primera División me fastidia que se me recuerde por lo de Pepe".

Casquero no elude el reto que tiene por delante en el banquillo del Recre. "No me vengo de Madrid para hacer un buen año, sino para aspirar a lo máximo", insiste. Luego las circunstancias mandan sobre el césped. Tras los primeros partidos lanza un mensaje muy claro: "La excusa del estado físico ya está acabada de puertas para adentro y hacia afuera". El Recre por lo tanto debe comenzar a rendir como se espera. Para ello la clave es una y otra vez "la presión". Sin balón "lo pasaba muy mal y por eso insisto en robar lo más arriba posible". La ilusión que transmite la hace extensiva a su plantilla. El Recre "no es un club cualquiera y mucho menos de Segunda B". En sus primeras semanas "me emocionaba cuando llegaba a entrenar al estadio y veía a la gente haciendo colas de varias horas para sacarse el abono". Tanto le impresionó que "les puse las imágenes a mis jugadores para que tuviesen conciencia del escudo que defendemos". Se siente tan implicado que "cuando jugamos en casa siento tanto el apoyo de la grada que me entran ganas de saltar a jugar".

Recuerda de su experiencia como futbolista "lo mal que te lo hacen pasar los equipos que te roban cerca de tu área porque no puedes respirar ni un segundo con balón". Gabriel Cruz disfrutó de la tertulia futbolística con broma incluida al técnico: "Ganar queremos todos, pero a ver si podemos sufrir un poquito menos que contra el Betis".

Cada uno en su parcela, alcalde y entrenador comparten un principio básico en sus respectivas responsabilidades: la gestión del grupo. Para Casquero "es fundamental a la hora de conseguir los objetivos porque si logras que el 80% de la plantilla crea en lo que haces los resultados van a llegar seguro". Puso para ello dos ejemplos claros. En el Real Madrid "Benítez tenía mucho más conocimientos tácticos que Del Bosque o Zidane, pero ellos son gestores del grupo".

También coincidieron en dar relativo valor a la experiencia. Cruz recordó el paso de técnicos como Caparrós, Lucas Alcaraz o Marcelino "sin una trayectoria grande y que triunfaron por ambición y ganas como la que tiene Javier Casquero". El técnico consideró que "la experiencia es una mentira porque lo que cuentan son los resultados. Estuve con Quique Sánchez Flores, con Laudrup... Y ninguno de ellos tenía experiencia en los banquillos. Al final lo que cuenta es la ascendencia que tengas sobre tus futbolistas y para mí es más importante mirar a los ojos a mis jugadores cuando les doy la charla para saber que están metidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios