Un golpe necesario

  • El Decano busca en el Álvarez Claro su primera victoria a domicilio de la temporada para aparcar dudas

  • La ausencia de Vila garantiza la vuelta de Rafa de Vicente al once inicial

Donde algunos ven un problema otros ven una oportunidad. Es la eterna lucha entre el vaso medio lleno o medio vacío. El arranque de campeonato del Decano daría para toda una tesis sobre la teoría. Sólo ha ganado dos partidos de nueve, pero sólo ha perdido uno en ese tramo. Tantas lecturas como aficionados admite. Un equipo que no pierde desde la primera jornada del campeonato, pero también que no gana lejos de Huelva desde la temporada pasada. Un conjunto que tiene la promoción de ascenso a un partido, aunque está situado en la mitad de la clasificación. Al final este Recre admite tantas lecturas como visiones tienen sus más de 10.000 abonados.

En esa diversidad hay quien puede temer el choque de hoy por los múltiples condicionantes que lo rodean o quien lo ve como una gran oportunidad para sumar un triunfo de esos que aportan empaque. Todos los partidos suman lo mismo, pero hay victorias con plusvalía que añaden un valor añadido a los puntos. Bien podría ser el Álvarez Claro uno de esos campos propicios para ello.

El técnico lleva toda la semana trabajando el aspecto psicológico de sus futbolistasIván Malón tiene muchas opciones de volver al once en lugar de Mario Marín

La realidad es que el Decano atisba muchas cosas, está en proceso de ser un muy buen equipo y no termina de madurar. Ingredientes los tiene todos para hacer el mejor plato. De ahí el ansia que tiene el recreativista por verlo ya servido sobre la mesa.

Casquero lleva toda la semana trabajando el plano deportivo habitual y muy centrado en el psicológico. Sabe perfectamente que en Melilla la cabeza manda mucho. Un escenario incómodo en el que habitualmente los rivales no se terminan de adaptar bien, requiere de un plus de concentración que el preparador exige a sus hombres. El técnico insiste en alejar los problemas para ver el choque como esa gran oportunidad de dar un golpe sobre la mesa. Impone la botella medio llena.

Para la cita aplica una lógica que quizá se echó en falta en jornadas anteriores. Jonathan Vila se queda en Huelva. El técnico le da descanso después de un mes renqueante. El gallego se lesionó hace cuatro jornadas y desde entonces no termina de estar bien. Preferible es parar a volver a repetir lo que sucedió la semana pasada cuando volvió y tuvo que volver a parar. El Recre necesita a todos sus hombres al 100x100. En cambio vuelve Ale Zambrano para apuntalar el centro del campo. El preparador apuntó a un centro del campo poblado en Melilla. Cabe la posibilidad de que el onubense forme con Traoré y Rafa de Vicente. Quien sí viaja en plenitud es Santi Luque. Ocupará una banda y Lazo la otra. El malagueño regresa a una plaza en la que fue un futbolista importante la temporada pasada, donde rindió a su mejor nivel y en la que pretende ofrecer una buena imagen. Esa dosis de motivación la conoce perfectamente Casquero, que tendrá que saber dosificarla para extraer el máximo. Arriba formará Boris. La otra novedad ofensiva en el desplazamiento recreativista es la de Antonio Domínguez.

En defensa habrá un cambio. Iván Malón cuenta con muchas opciones de formar de inicio de nuevo en lugar de Mario Marín. En un choque que se espera físico y competido el valenciano es importante porque además aporta un extra muy necesario para el juego aéreo.

El Recre sabe que el Melilla es un hueso muy duro en su terreno de juego. Un equipo que domina el espacio y el ambiente tradicionalmente frío del Álvarez Claro para enchufarse con mucha intensidad. Salir bien es el primer reto de los recreativistas. El siguiente es abrir la meta de Dani Barrio, algo que hasta la fecha se ha confirmado como una tarea muy complicada para cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios