A firmar un final tranquilo

  • El Recre busca los puntos que le permitan respirar en la clasificación y evitar meterse en problemas en las últimas jornadas

  • El Ejido es uno de los equipos más goleados del grupo

Tener un plácido final o sufrir depende del Recre, de lo que haga en las próximas semanas. Pretender luchar por otro objetivo a día de hoy queda bien en los discursos oficiales y los mensajes hacia el exterior, pero a nadie escapa que este Recre tiene como prioridad única huir del peligro para respirar. El año de transición como consecuencia de su irregularidad lo será si se instala el equipo en una zona tranquila. Si en cambio se obstina en complicarse la vida será la tercera temporada de angustia en Segunda B. De todo eso quiere luchar el Decano de César Negredo. Para lograrlo necesita encontrar lo que más le ha costado durante todo el campeonato: regularidad. Un equipo que funciona a ráfagas está condenado a pasarlo mal.

El Recre está a un partido de los puestos de abajo, sabe que no puede despistarse y que los perseguidores aprietan siempre en estas fechas. Entra la competición en esa fase en la que se rompen las tablas, en la que quienes se meten arriba ya sólo miran hacia arriba y quienes sienten el agua al cuello aceleran. Tener un buen colchón de puntos es indispensable.

El Decano inicia en El Ejido su particular temporada de 11 jornadas. Con dos tercios de campeonato ya liquidados, a los albiazules les hacen falta 13 puntos para amarrar la permanencia. La progresión de la campaña fija en la tranquilidad en los 45. Ya sabe Negredo que debe lograr más de un tercio de los puntos en juego para no vivir otro final con sufrimiento.

Para ello el conjunto onubense comienza su último tramo en el campo de peor recuerdo para los recreativistas. El 6-1 de la campaña pasada no se ha olvidado en Huelva. Hay pocos jugadores en la plantilla que recuerden el partido, aunque alguno queda con opciones de salir de inicio en Santo Domingo. Curiosamente Ale Zambrano está ante su gran oportunidad por la ausencia de Rafa de Vicente. El onubense es uno de los pocos supervivientes junto a Rubén Gálvez. Su presencia es una de las incógnitas que tiene César Negredo. Ha jugado en los dos partidos del técnico en el banquillo albiazul.

El gran dilema del entrenador es la punta del ataque. Si vuelve a los dos delanteros ya dejó entrever el viernes que dejaría fuera a Toni Robaina, mientras que si decide jugar con uno podrá usar a Jonathan Vila para colocar a Alejandro Zambrano más adelantado o bien mantener a Robaina. Dependerá de su quiere un Recre más fuerte o un equipo más creativo. El tiempo y el campo marcarán mucho en este sentido. También habrá cambios en defensa por la ausencia de Iván Malón. Para sustituir al valenciano la opción más clara es Mario Marín. Además vuelve Nacho Monsalve, por lo que entra una variante más en juego para la zaga.

El CD El Ejido es un rival poderoso en ataque, pero frágil en defensa. Es un equipo que se siente cómodo en los partidos de ida y vuelta, donde golpea con fuerza. Para contrarrestarlo el Recre quiere imponer un ritmo más pausado al juego, controlar el balón y tratar de llevar un partido menos alocado que las transiciones rápidas que busca siempre su oponente.

Son las armas de César Negredo, quien también se juega en Santo Domingo completar la temporada como primer entrenador. Vence el plazo para la inscripción de un técnico tras los 15 días de interinidad que permite el reglamento. El club confía en él, pero necesita de un resultado que sustente la decisión para así reforzarlo ante la afición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios