Salto de calidad albiazul

  • Santi Luque se presenta como un jugador "veloz y desequilibrante" para el ataque recreativista

  • Boris Garrós llega al Decano para "intentar subir al Recre a Segunda División"

Santi Luque y Boris Garrós posan con una bandera albiazul durante su presentación como nuevos jugadores albiazules en el Museo del Decano. Santi Luque y Boris Garrós posan con una bandera albiazul durante su presentación como nuevos jugadores albiazules en el Museo del Decano.

Santi Luque y Boris Garrós posan con una bandera albiazul durante su presentación como nuevos jugadores albiazules en el Museo del Decano. / canterla

Refuerzos de muchos quilates para el ataque albiazul. La llegada de Santi Luque y Boris Garrós supone un salto de calidad importante para el Decano, que se ve apuntalado en ataque con el máximo goleador de la temporada pasada en el grupo III y por uno de los extremos más deseados de la categoría. Los dos están en Huelva con un objetivo claro: devolver al Recre al lugar que se merece.

Luque se mostró "muy ilusionado" con su llegada al Recre. Un movimiento que "no es ningún paso atrás" pese a venir de una categoría superior. Llega al Nuevo Colombino "a pelear por la titularidad y jugar el máximo de minutos posibles". Para ello llega "físicamente bien y disponible para el sábado si el míster me da la oportunidad".

Hay un equipo muy competitivo y espero que hagamos algo bonito esta temporada"La gente tiene muchas expectativas por mi último año y espero no defraudar"

Ilusión y ambición a partes iguales. Boris Garrós fue claro en su estreno como albiazul. Firmar por el Decano "es un orgullo", por lo que promete mucho trabajo y compromiso". Sabe que llega para el gol y no se esconde ante su responsabilidad. Es más, habla sin tapujos del objetivo del club: "Nos ha convencido de este proyecto porque uno viene al Decano del fútbol español, que tiene mucho. Juanma López me ha transmitido mucha confianza para intentar subir al Recre a Segunda División".

A los dos nuevos albiazules les sedujo el proyecto y la repercusión recreativista. Santi Luque reconoció que "mi representante me comentó la posibilidad de llegar a este club que es tan grande y no lo pensé". De ahí que insista que "no es un paso atrás" bajar a Segunda B. Sin ser tan claro en su afirmación como Boris sí anticipó que "hay un equipo muy competitivo y espero que hagamos algo bonito".

Santi Luque es conocido de sobra por los aficionados albiazules, que ya el año pasado lo sufrieron en Huelva con el Melilla. Fichado para jugar por la derecha confesó que "me gusta más jugar por la izquierda, pero me encuentro bien en cualquier posición de la parte de arriba". Para ello se define como "un jugador veloz y desequilibrante" que además espera "meter muchos goles". En una banda o en la otra aportará "lo máximo para que el club pueda estar en lo más alto".

El fichaje de Boris por el Decano no fue sencillo. El catalán tenía ofertas de varios equipos y del extranjero. Tras analizar todas las posibilidades del mercado "descartamos las opciones del extranjero y no nos salieron cosas de Segunda División pese a que teníamos esa ilusión después de la temporada que habíamos hecho". Tras analizar las posibilidades, "tenía claro que en Segunda B la propuesta que más me gustaba era la del Recre".

Para él supone una experiencia nueva estar un equipo con el impacto mediático albiazul. Procede del Gavá, "un equipo de media tabla de Cataluña, de un grupo de Segunda B que también es fuerte". Por su experiencia y tras el primer entrenamiento con el grupo aseguró que "hay una plantilla increíble, con unos jugadores espectaculares y un cuerpo técnico que también tiene mucha ilusión". De ahí su confianza en "hacer algo bonito este año".

Sobre sus posibilidades en Cartagena se mostró cauto y derivó la cuestión a Casquero. Tampoco quiso desvelar si el equipo jugará "con dos puntas y tampoco conozco muy bien a Iván porque sólo llevo un entrenamiento aquí". Lo que sí tiene claro es que tendrá competencia, porque "al final soy un hombre de ataque y aquí hay muy buenos jugadores de ataque y lo importante es que todos sumemos".

Como goleador contrastado asume que le pedirán tantos. No le asusta la responsabilidad. El delantero reconoció que "llegar a un club como este y venir de un año como el que hice provoca que la gente tenga muchas expectativas". Por ello espera "no defraudar". No quiso ponerse cifras goleadoras para la temporada porque "está claro que hacer otra vez 26 goles es muy complicado", aunque "la entrega y el trabajo va a ser total".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios