mancha real - Recreativo

Ya acaricia la salvación (1-2)

  • El Decano logra una victoria en Mancha Real que vale media permanencia con goles de Iván Aguilar y Rafa de Vicente.

  • La expulsión de Rubén Mesa impide un cómodo final.

Para quitarse el sombrero ante Pavón y los suyos. En una plaza difícil como pocas, incómoda y exigente se puso el mono de faena y labró un triunfo que tendrá una trascendencia tremenda. Lo tiene en la mano. A ocho jornadas para el final el Recre acaricia la salvación y una tranquilidad desconocida en los últimos tiempos en Huelva. El Recre salió de Mancha Real con la permanencia en el bolsillo. Prácticamente a sentenciaría la próxima semana en Huelva con un nuevo triunfo ante El Ejido.

El Recre demostró en La Juventud su madurez. En una segunda vuelta para enmarcar los albiazules han encontrado el punto de competición necesario para adaptarse a cualquier circunstancia, rival o tesitura. Dan la cara siempre, saben cuándo hacer daño y sufrir cuando lo requiere la circunstancia y ya no importa la superficie o las dimensiones porque Pavón le ha dado la fiabilidad necesaria a su conjunto. El Decano superó a un rival fortalecido y crecido por el estímulo del cambio de técnico con sus propias armas, demostrando que si hay que jugar se juega y si hay que pelea ahí está el Recre para hacerlo.

Pavón optó por una fórmula sensata. Ante las limitaciones que imponía el campo hizo que su equipo fuese más estrecho y vertical. Jugó con dos puntos como tantas veces se le reclama y fortaleció el centro del campo con Rafa de Vicente a su lado. Sus hombres sudaron cada balón y en los metros finales dejaron a Núñez e Iván Aguilar que generasen el peligro. Incluso se permitió no necesitar las habituales genialidades de Miguelito.

La primera parte fue escasa de fútbol. Fue un tiempo de maduración. El Mancha Real impuso un ritmo alto y el Recre le correspondió. Los dos equipos se enfrascaron en una pelea que deslució el choque para el espectador, pero que en cambio le dejó algo muy claro a los de Bodipo: el Decano no se arruga.

Apenas hubo fútbol ni goles en una primera parte de trinchera terminó como empezó. Un empate a cero lógico tras 45 minutos en los que ninguno de los dos conjuntos fue capaz de generar peligro real y tomaron más precauciones que riesgos.

Muy preocupado por no conceder errores a su rival, el Decano se dedicó a ser eminentemente práctico en su fútbol, con mucho balón en largo y sin apenas circulación del esférico. El primer disparo entre los tres palos llegó en el minuto 30 y fue para el local Jonathan. Los albiazules en cambio no tiraron entre los tres en todo el primer tiempo y así más allá del 0-0 a poco se puede aspirar.

Aclimatado al campo y apagado el ímpetu de salida de su rival decidió enseñar los dientes a la vuelta de vestuarios. Lo hizo gracias a una galopada del eterno Núñez. El madrileño es inteligente en el campo. Sabe cuándo ir. En cuanto olió la sangre y vio el espacio se lanzó al cuello. Entre tres rivales no pudieron detener al expreso cuando arrancó hacia el área local. Cedió la pelota a Iván Aguilar para adelantar al Recre. Era el minuto 47. El tanto obligó al Mancha Real a abrirse, ceder espacios y descubrirse. Suficiente para este Decano. Una nueva arrancada de Javi Cantero la culminó Rafa de Vicente a la hora de partido para hacer el segundo.

Dos contras de libro y definiciones acertadas para sentenciar un partido. ¿Hace falta más? Es la Segunda B en estado puro. El duelo quedó visto para sentencia y controlado. Incluso se atisbaba un marcador más amplio porque el Mancha Real quedó muy tocado. Era el momento de refrescar el ataque para ir a darse un homenaje. Así habría sido porque Rubén Mesa entró poco después con esa misión.

Pero el pacense se encargó de darle vida a un rival que ya estaba cadáver. En el 69 se revolvió contra el lateral Marcos Drammel y el colegiado lo expulsó con roja directa por dar una patada fuera de lugar. Complicó un final que debía ser plácido.

Con uno menos y 20 minutos por delante tocó defender, sufrir y parar el partido. Tiró entonces de saber estar el Recre. Especial mención para Rubén Gálvez en este tramo. El de Aracena hizo varias intervenciones de lujo que evitaron la zozobra. En un triunfo de oro para la permanencia el portero del Decano dejó su huella felina bajo palos retrasando un tanto que hubiese complicado mucho el desenlace del choque.

El Mancha Real apretó a la desesperada. Con uno menos los albiazules y muy castigados por la dureza del terreno de juego no quedó más alternativa que defender con orden y disciplina. El exrecreativista Cifu recortó distancias con el tiempo cumplido en un estéril intento jiennense por evitar una victoria que deja la permanencia vista para sentencia. Nada mejor que rematarla ante El Ejido, el rival que más daño hizo.

Ficha técnica:

1 - Mancha Real: Emilio, Cifu, Marcos Drommel (Ramón 73’), Borja Romero, Josema, Jonathan, Manolillo (Pedrito 60’), Cervera, Ángel, Israel Jerez (Gassama 62’) y Airam.

2 - Recreativo: Rubén Gálvez, Iván Robles, Javi Cantero, Rafa de Vicente (Ale Zambrano 63’), Ubay, José Alonso, Núñez, Miguelito, Iván Aguilar (Rubén Mesa 60’), Jesús Vázquez y Domínguez.

Goles: 0-1 Iván Aguilar (47’). 0-2 Rafa de Vicente (60’). 1-2 Cifu (90).

Árbitro: Peña Valera (andaluz). Mostró amarilla a Cifu (31’), Marcos Drommel (49’), Gassama (86’) por el Mancha Real; y a Rubén Gálvez (75’), Iván Robles (85’), Ale Zambrano (86’), por el Recreativo. Expulsó con roja directa a Rubén Mesa (69’), por el Recreativo.

Incidencias: Encuentro disputado en el estadio La Juventud de Mancha Real ante unos 1.500 espectadores, con una veintena de seguidores del Recre en las gradas. Terreno de juego de césped artificial. Temperatura perfecta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios