Prueba de pragmatismo

  • El Decano se enfrenta a un rival físico que plantea una dura presión, a un campo impracticable y al fuerte viento como antesala de lo que le espera fuera de casa en la liga

Los jugadores del Recreativo de Huelva posan con el Trofeo de la Sal, conquistado ayer al vencer en los penaltis al cuadro local del San Fernando. Los jugadores del Recreativo de Huelva posan con el Trofeo de la Sal, conquistado ayer al vencer en los penaltis al cuadro local del San Fernando.

Los jugadores del Recreativo de Huelva posan con el Trofeo de la Sal, conquistado ayer al vencer en los penaltis al cuadro local del San Fernando. / recreativohuelvatwitter

El ensayo general para la liga fue tan real que incluso se quedó sin fútbol. Un puro partido de Segunda B ofrecieron el San Fernando y el Decano a siete días para el debut en Cartagena. Casquero y Pérez Herrera lo pusieron todo, al menos todo lo que tenían, aunque el saldo no fue el esperado. Mucha pelea, balones divididos y derroche físico fue lo que mostraron. Un césped en muy mal estado y un viento fortísimo transformaron el trofeo La Sal en una prueba de supervivencia con claro sabor a la categoría.

Tampoco ayudó demasiado el maltrecho césped de Bahía Sur, que se convirtió en un peligro para los dos equipos por la inestabilidad y el bote irregular que provocaba. Tocar el cuero era una verdadera quimera y eso para un equipo como el albiazul supuso una prueba adicional. Es evidente que este Decano con un buen césped y en Huelva disfrutará mucho porque tiene jugadores para ello, pero lejos del Nuevo Colombino se encontrará con más recintos como el de anoche que como el suyo. La adaptación y el pragmatismo serán fundamentales. Ahí cedió ventaja a su oponente para actuar al contragolpe.

El San Fernando tuvo más presencia que el Recre en la primera mitad. Se adaptó mejor que su rival para generar más peligro con balón. Requería el partido ser práctico. Y lo fue el Decano. En su primera salida de la cueva rozó el gol. La primera oportunidad albiazul llegó en el minuto 38. No fue una acción trenzada, sino en un contragolpe rápido lanzado por Rafa de Vicente que cedió a Carlos Calvo y su centro al segundo palo lo remató Lazo de cabeza. Una buena intervención de Doblas evitó el tanto recreativista.

La primera mitad demostró una vez más las carencias albiazules en los últimos metros y que a Carlos Calvo le falta para estar a un nivel aceptable. Sin esa conexión sufrió Diego Vargas en punto, muy batallador sin éxito. El San Fernando generó más incertidumbre que peligro con balones en largo y centros laterales que la defensa y Marc Martínez no atajaron bien.

Carlos Calvo actuó una vez más por la banda derecha. Casquero insiste en reclamar un jugador más para el puesto y en las próximas horas tendrá respuesta. Mientras tanto tiene que manejar los recursos que tiene. Por ello decidió anticipar la entrada de Núñez. El capitán albiazul pisó el verde por primera vez en la pretemporada a la vuelta de vestuarios.

No cambió mucho la fisonomía del encuentro. El San Fernando atacó mucho más que el Recre, aunque con una clara diferencia de calidad entre uno y otro conjunto. El Decano se defendió bien para enseñar sus garras a cuentagotas. Tendrá que enfrentarse a muchos partidos de este estilo cuando haya puntos en juego a partir de la próxima semana. El trofeo La Sal se convirtió en una prueba de pragmatismo. El fuerte viento en Bahía Sur complicó sobremanera la circulación del cuero, al hacer imposible el control en el toque.

Casquero analizó la situación. El Decano estaba obligado a salir al contragolpe. El toledano metió a David Segura para aprovechar los espacios. Había consumido el Recre ya una hora de partido. Le tocaba aparecer. Había contenido bien a su oponente con fases de agobio en algunos momentos. Ahora tenía que demostrar su capacidad para replicar en situaciones tan adversas como la que tenía en ese instante. Para ello necesitaba los recursos que no tenía. Su único delantero en la primera plantilla se quedó en Huelva. Diego Cortés peleó bien demasiado solo. Evidenció el Decano que quizá le falta todavía un par de semanas más de madurez.

La primera ocasión de peligro de toda la segunda mitad la fabricó David Segura. El extremo se marchó de su marcador para poner un buen centro que Doblas tuvo que despejar con problemas. Casquero refrescó para los minutos finales su ataque con Víctor Barroso. Aplicó la fórmula que le dio resultado tanto en Almendralejo como contra el Cádiz. Con sus rivales castigados tiró de movilidad y verticalidad. Con este último movimiento colocó a Núñez en la punta del ataque. Sin más delanteros volvió a un recurso utilizado con frecuencia en los últimos tiempos en la plantilla. Suya fue la ocasión más clara de todo el encuentro. Una buena contra de Ale Zambrano provocó en el 84 un penalti que detuvo Doblas al capitán recreativistas.

Fue la última oportunidad albiazul para evitar la tanda de penaltis. El San Fernando ya no tenía capacidad de respuesta tras 80 minutos de brega y desgaste. El Decano se impuso gracias al acierto bajo palos de Marc Martínez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios