Pasaporte a la tranquilidad

  • El Decano busca ante el Melilla un triunfo con el que instalarse en la zona media de la tabla

  • De Vicente e Iván Malón son las dos grandes novedades albiazules

Con la cabeza fuera del agua se vive mejor. Angustiado en las últimas semanas para la cercanía con el descenso, el triunfo ante El Ejido coloca al Recre en una posición ideal para amarrar media permanencia en la categoría ante el Melilla (12:00). Goza de una buena ventaja sobre los cuatro últimos y la plaza de promoción de ascenso. Si hoy gana se colocará con 38 puntos, lo que le dejaría la permanencia a dos triunfos en nueve jornadas. Sus posibilidades de no sufrir como en el pasado reciente serían muchísimas. Todo sin mirar más allá, porque la realidad albiazul y su irregularidad imponen un pragmatismo máximo.

Es curioso cómo el Melilla se cruza en el camino albiazul en situaciones muy semejantes en los últimos años. De hecho, la pasada campaña un penalti con el tiempo cumplido de Antonio Domínguez evitó la catástrofe en un momento muy sensible del campeonato. La anterior no salieron tan bien las cosas. Siempre en la encrucijada del sufrimiento, en los dos ejercicios anteriores el resultado contra los norteafricanos supuso que la agonía durase hasta el final. En esta tercera ocasión busca el Decano cambiar su curso.

Negredo recela del peligro a balón parado, por lo que exige máxima concentración

La jornada es perfecta para dar un golpe prácticamente definitivo. Los seis últimos clasificados se enfrentan entre ellos. De sus resultados saldrá alguna víctima casi sentenciada. Con nueve partidos por delante algún equipo puede gastar este fin de semana su última bala. Es por tanto una oportunidad ideal para asestar un golpe que permita encarar el tramo final del campeonato con mucha mayor tranquilidad en Huelva.

El choque será el cuarto de Negredo en el banquillo, aunque el primero del madrileño ejerciendo oficialmente como primer entrenador. Con dos victorias en tres partidos y buenas sensaciones transmitidas, se ha ganado la confianza para dirigir la nave hasta final de temporada. Un frente menos en un club que necesita estabilidad para comenzar a navegar con normalidad. Su continuidad está asegurada.

En sus tres encuentros anteriores demostró tener personalidad suficiente para tomar decisiones a pesar de su teórica interinidad. Será una constante hasta mayo. De ahí que sorprenda semanalmente con sus decisiones iniciales. Para hoy cuenta con una baja sensible en el centro del campo. Sin Djak Traoré por acumulación de amonestaciones parece lógico pensar que Rafa de Vicente vuelva al once para formar con Jonathan Vila y Ale Zambrano. El estado del terreno de juego tras los temporales y la amenaza de lluvia restan posibilidades a Toni Robaina, que fue destacado contra el Écija. Si el clima da una tregua el canario ganaría enteros para salir. Arriba parece claro que el tridente de El Ejido repetirá. Así, formarán Lazo, Gorka y Natalio. En defensa se abre la duda en el centro de la defensa. La línea más estable en muchas jornadas con Negredo es una incógnita. El técnico cuenta en igualdad con Nacho Monsalve, Sergio González y Diego Jiménez, pero sólo utiliza a dos de ellos de inicio. El peligro ofensivo melillense por alto puede marcar la decisión final.

Le espera al Recre un rival con claro ADN Segunda B. Un equipo con calidad en los metros finales para resolver partidos, pero que se cierra bien, concede muy poco a los oponentes y no tiene prisas nunca. Con una gran capacidad para el balón parado, conceder las menos oportunidades posibles puede ser determinante. Las faltas alejadas y a ser posibles nunca laterales. Le da lo mismo al Melilla resolver sus partidos en los minutos finales, donde es un auténtico especialista en aprovechar los espacios de los oponentes cuando exponen para romper la igualada. Un partido por lo tanto de mucha cabeza el que espera a los albiazules.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios