Recreativo

Negredo pasa revista

  • El técnico reconoce que le gustaría seguir una temporada más en el banquillo del Decano

  • Advierte que en Jumilla jugarán "los que lo merezcan" y que espera un Recre que dé la cara

César Negredo responde a las preguntas durante la rueda de prensa de ayer en el Nuevo Colombino. César Negredo responde a las preguntas durante la rueda de prensa de ayer en el Nuevo Colombino.

César Negredo responde a las preguntas durante la rueda de prensa de ayer en el Nuevo Colombino. / josé andrés rodríguez toscano

último partido sin nada que jugarse y ante un rival al que le va la vida en ello. Un escenario difícil para cualquier técnico. Negredo se ha enfrentado a una semana diferente, por la inevitable relajación del grupo, pese a lo cual le pide a sus hombres "competir el domingo en las mejores condiciones", sobre todo "por el club y por llegar en las mejores condiciones al domingo, pero dentro de esto ha sido una semana buena de trabajo".

En el Uva Monastrell habrá cambios, aunque menos de los esperados porque las bajas de hombres como Natalio, Diego Jiménez y Traoré dejan al equipo con los hombres justos para formar la convocatoria. Además, el técnico advierte que no regalará minutos a quienes no los merezcan. Por ello, "puede ser que juegue gente que no ha venido jugando, pero no va a ser una revolución de loco. Hay gente que se lo merece y ahí estamos, en tomar una buena decisión". En cuanto a la posibilidad de dar minutos a Rubén Gálvez, único futbolista que todavía no ha debutado esta campaña, aseguró que "lo hablaré con él, para ver sus sensaciones porque igual lo considera un premio que un embolado".

"Hablaré con Rubén Gálvez porque igual considera un premio jugar o un embolado""Me importa la opinión de la gente que sabe, que parece que hay mucha pero hay poca"

La última comparecencia del técnico tuvo más de futuro que de presente. Negredo se mostró satisfecho por su labor ya que "el trabajo que se me asignó, salvar al equipo, se ha conseguido, mejor o peor". Fue muy claro al asegurar que "me gustaría seguir de entrenador". Ahora bien, si la entidad lo ubica en otras funciones "es valorable" aunque "no a cualquier precio", porque "si viene un entrenador que no conozco de nada y tiene un método de trabajo que no me va a llevar a ningún sitio me quedo en mi casa y no hay ningún problema".

Negredo hizo repaso de la temporada que finaliza. En su opinión la mala clasificación final responde a "todas las cosas negativas que en un contexto de una cosa grande no restan". Se ciñó a "la parcela deportiva, que es la única en la que me tengo que meter, y creo que eso es muy complicado, porque en una categoría tan igualada empezar tarde y con los problemas económicos fue mucho más difícil decidir venir al Recre". Recordó que en su etapa como futbolista "iba donde más me pagaban, eso de que ante un club como el Recre no se le puede decir que no, si no me pagan y me llama el Jumilla me voy al Jumilla". A pesar de ello asumió su parte porque "todos tenemos la responsabilidad de no entrar bien en la temporada, de los altibajos. No hemos sido regulares ni hemos tenido estabilidad deportiva ni nada". También aludió a la inestabilidad en el banquillo, donde "al principio nos olvidamos de competir, ser agresivos, y luego éramos jodidos de ganar, pero nos quedaban otras cosas en el tintero". Defendió una fórmula intermedia entre Casquero y Ángel López en la que "la mezcla de las dos cosas hace que el equipo sea competitivo y regular. La mezcla entre el talento y el trabajo es lo mejor para esta categoría y para cualquiera".

Durante su etapa como técnico "me habría gustado ganar todos los partidos y hacer mejor fútbol, pero estoy contento de que el equipo haya sido competitivo salvo un par de partidos". Con el Recre metido abajo "el resultado era lo único que me importaba, ganar fuera como fuera". Defendió que "si juegas bien y tienes un patrón tienes más opciones, pero era el momento de intentar ganar, partiendo de una base, de un equipo competitivo y fuerte". No obstante, "me habría gustado no sufrir tanto y hacerlo mejor, pero el objetivo era salvarse".

Si tomase los mandos del equipo desde el verano tiene claro su plan. El Recre de Negredo apostaría por "un patrón de juego, intentar jugar bien, un 4-2-3-1, con gente que se asocie, que tenga calidad, pero que no se olviden de que esto es Segunda B y si no eres agresivo no vas a jugar". Como modelo de esa fórmula puso a Lazo, "un jugador que ha venido y se ha puesto el mono de trabajo".

El técnico es consciente de que algunas de sus manifestaciones generaron cierto revuelo en el entorno por su tono directo. Confesó que "tengo la suerte o la desgracia de que no tengo redes sociales, si las tuviera las opiniones serían todas negativas cien por cien y como no las tengo me hago mis ilusiones". Negredo se siente "partícipe de esa mala temporada y puedo caer mal o pensar la gente que no soy apropiado para el puesto, pero no todas las opiniones me afectan y hay muchas que son por decir o por hablar". Al técnico le interesan "las de la gente que sabe de esto, que parece que hay mucha pero hay poca. Sinceramente cuando voy por la calle nadie me ha dicho que soy mal entrenador". A nivel particular se confesó "muy contento, hemos sufrido porque estamos en una situación complicada, pero si es mi último partido como entrenador con el Recre me iré muy orgulloso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios