Luto albiazul en el adiós de Antonio Bueno

Un buen hombre, entrañable y generoso. Palabras que se repitieron durante toda la jornada para recordar a Antonio Bueno, capellán del Decano fallecido ayer a los 89 años. Profundamente recreativista, don Antonio, como era conocido por todos, ejerció durante años como capellán albiazul, un encargo en el que su cercanía a los jugadores y técnicos le granjeó el cariño de todo el recreativismo. Como director espiritual del club tuvo además el honor de encabezar la expedición albiazul que acudió a Roma el 24 de septiembre de 2014 para asistir a una audiencia con el Papa por el 125 aniversario de la entidad onubense.

Tras el anuncio de la Diócesis de Huelva se sucedieron las muestras de pesar. El Decano mandó "nuestro pésame a su familia". Quien fuera capitán durante muchos años a su lado, Jesús Vázquez, le recordó con palabras de cariño: "Un gran corazón dándonos ese último aliento antes de saltar al campo durante muchos años. Descansa en paz, padre". "Siempre recordaremos los ánimos que nos transmitía antes de cada partido. DEP, don Antonio" escribió Núñez. El exdelantero recreativista Arthuro le dedicó unas sentidas palabras en Facebook, donde escribió: "Me duele mucho saber que ya no está entre nosotros este pedazo de persona, que siempre antes de los partidos me bendecía y me daba un abrazo de estos que toca la fibra, ahora mismo puedo sentir su abrazo y estoy seguro que estás en un sitio muchísimo mejor! Como los colores de tu equipo, el cielo te espera de brazos abiertos . Un abrazo querido amigo". La Federación de Peñas lo describió como "hombre bueno y querido en el recreativismo". Durante toda la jornada fueron cientos los mensajes de condolencias de recreativistas anónimos y conocidos.

Natural de Bonares, nació el 20 de marzo de 1928 y fue ordenado presbítero en 1954 en Huelva. A lo largo de su carrera como sacerdote ocupó numerosos cargos en la capital y la provincia. Fue durante 30 años sacerdote de la parroquia de Cristo Sacerdote, tiempo en el que además colaboró con Cáritas, con el Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías y fue Canónigo de la Catedral. Su última etapa como párroco la desempeñó en la iglesia de la Concepción hasta 2008. En 2010 guió a la Hermandad del Rocío de Bonares en su presentación ante la Blanca Paloma, de la que era profundamente devoto, en el 75 aniversario de la hermandad. El obispo, José Viaplana, presidirá hoy la misa de exequias a las 11:00 en la iglesia de la Asunción de Bonares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios