Guaita alcanza su madurez en el Getafe

Nadie pudo eclipsar en el Coliseum Alfonso Pérez la actuación de Vicente Guaita ante el Valencia. Su equipo ganó 1-0 después de jugar durante 65 minutos con un hombre menos. La victoria del Getafe fue heroica, la consiguió con diez futbolistas sobre el terreno de juego y ante un equipo que no había perdido ni un partido en las trece jornadas de Liga anteriores.

Pero por encima de todos destacó Guaita. Sus intervenciones fueron decisivas. Fue una pared impenetrable para el Valencia, que acabó desquiciado con sus intervenciones. El guardameta del equipo de José Bordalás marcó su territorio debajo de la portería del Getafe y provocó la derrota del que un día fue su club.

No fueron muchas sus paradas, pero en todas demostró la calidad innegable de un portero que no has sido lo suficientemente valorado a lo largo de su carrera. Su mayor víctima fue Dani Parejo, que sufrió tres intervenciones de Guaita, una de ellas imposible, en el minuto 74, cuando lanzó una falta que el portero azulón despejó al poste de forma increíble. Frenó a Parejo en otros dos lanzamientos y a Soler en el descuento.

Y es que Guaita ha alcanzado ya su plena madurez. Con 30 años, está confirmando que es uno de los porteros más fiables de Primera División. Su actuación estelar contra el Valencia no ha sido la única. Otros equipos como el Real Madrid, el Leganés o el Deportivo ya sufrieron esta temporada al portero del Getafe. Precisamente, el Valencia, el club en el que se formó, fue su última víctima. Estuvo cuatro años en el primer equipo y entre medias fue cedido al Recreativo, donde fue el guardameta menos goleado de Segunda en la temporada 2009/2010.

En su regreso al Valencia, completó un gran año con actuaciones tremendas como la que firmó ante el Manchester United en la Liga de Campeones. Después, fue nombrado portero revelación del año. Sin embargo, nunca acabó de cuajar como titular del cuadro ché, sobre todo después de la llegada al club del brasileño Diego Alves.

Al final, después de sonar para equipos como el Arsenal, recaló en el Getafe, donde ha alternado actuaciones brillantes con días intrascendentes. Su peor momento lo vivió el curso pasado, cuando se quedó en el equipo pese a bajar Segunda y Alberto García le arrebató la titularidad durante toda la campaña hasta las eliminatorias de ascenso. Hasta hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios