Recreativo

La última decepción (1-0)

  • Derrota recreativista en una despedida de la temporada a la altura de su pésima campaña

  • Un tanto de Chaco tras la reanudación vale a los locales ante un triste Decano

Comentarios 1

Una temporada para olvidar esperaba un final así, con una derrota en un partido sin ritmo ni ocasiones en las que un Recre sin intensidad dejó pasar los minutos desde el pitido inicial para marcharse de vacaciones. Al Jumilla le bastó con apretar lo justo en diez minutos para sumar la victoria de su permanencia. El resto fue un sucedáneo de encuentro, un triste epílogo albiazul. Un final a la altura de la temporada. Al menos ya se acabó.

Fue un partido claro de final de temporada. Con un Recre que sobre el papel plantó un once muy parecido al de cualquier otra jornada, pero con un espíritu bien diferente a la de las semanas anteriores. Es una cuestión natural. Después de semanas sometido a una exigencia agotadora con un estrés enorme por la resolución de finales, era razonable pensar en una relajación lógica de esa tensión, pero no hasta el extremo de Jumilla. Apenas le planteó batalla a su oponente.

Negredo cumplió con la revolución a medias. No alineó a Rubén Gálvez. Avisó que hablarían antes para decidirlo. Completó la temporada en la portería Marc Martínez para firmar todos los minutos del campeonato. El resto no desmereció a lo habitual. Así salió el Decano sin regalar nada, aunque con la idea muy clara de no exponer más de lo preciso. Su oponente aplicó el manual básico de Segunda B para lanzar un balón tras otro en largo. Txomin puso a prueba a Marc Martínez al cuarto de hora con fuerte disparo al que respondió el meta albiazul. Fue un acercamiento sin demasiada fe. El Jumilla tuvo más la pelota, apretando algo al Recre pero sin la locura que quizá esperasen los albiazules. Para los murcianos la victoria era garantía de permanencia. No por ello se volvieron locos los de Guillermo Fernández Romo.

El primer disparo del partido abrió las puertas a un nuevo escenario. Los vinateros dieron un paso al frente para moverse por las inmediaciones del área recreativista con más frecuencia. Sólo David Segura cuando robaba trató de dar verticalidad al juego onubense.

Un elemento crucial en el choque fue el viento. Alimentó las imprecisiones, con los albiazules luchando con él en contra en la segunda mitad. Los jumillanos se aclimataron mucho mejor a las circunstancias de un campo pequeño, incómodo y en el que además la climatología tuvo mucha incidencia. Fue la línea defensiva albiazul la que mantuvo el tipo. Arriba ni Boris ni Gorka participaron apenas, fundamentalmente porque apenas recibieron balones limpios del medio.

Un golpeo de Carlos García a la media hora puso en apuros a Marc Martínez de nuevo. El Jumilla prosiguió sin apretar el acelerador, tal vez pensando que con insistir le valdría ante un rival que no se jugaba nada. Iván Agudo respondió segundos después para probar a Jaume por primera vez.

El empate de momento era favorable a los intereses locales, que en función de los resultados en los demás campos estaban salvados con el 0-0. Tal vez por ello vivió en ataque sin volverse loco. El Jumilla entendió que su rival no se mataría por la victoria en el Uva Monastrell, pero desde luego tampoco sería un regalo. Si los locales querían salvarse se lo tendrían que ganar. Mientras basó todo su juego en lanzamientos en largo la ventaja fuera para Julio y Sergio, muy seguros por arriba.

Al borde del descanso un elemento alteró el escenario. No fue en el Uva Monastrell, sino en Lucena. Un gol del Córdoba B colocó en ese instante al Jumilla en puesto play-out. Ya no valía el empate para los murcianos. Tenían que dar un paso al frente o esperar un milagro de terceros. Guillermo Fernández Romo debió advertirlo en el vestuario. Su equipo había tirado una primera mitad ante un Recre que sin apretar terminó mucho mejor.

El Jumilla tomó conciencia. Chaco a los dos minutos de la reanudación rondó el gol en una acción individual a la media vuelta. El empate no valía. Así a los segundos fue Titi quien apretó por su banda para poner un centro al área de nuevo para el ex del San Roque. Y falló el menos previsible. Sergio no despeja, Marc Martínez no se queda con la pelota y el balón queda muerto al delantero jumillano para adelantar a su equipo.

El 1-0 era suficiente. El Jumilla decidió volver al plan inicial. Apretar sin volverse loco, sin cometer riesgos innecesarios. Ante un Recre dispuesto a competir lo justo para cubrir el expediente le valdría si no cometía ningún error absurdo. Para dificultar todavía más el choque a los de Negredo se lesionó Sergio González. Con Diego Jiménez en el banquillo por obligación y sin estar en condiciones, le tocó a Ale Zambrano entrar para recomponer al equipo. Jonathan Vila se colocó junto a Julio en el centro de la defensa.

Ya estaba el partido liquidado desde mucho antes. Al ralentí esperaron los dos equipos el pitido final. Unos para celebrar, otros para reflexionar. La temporada de la ilusión no fue más que una decepción mayúscula. Al menos se acabó.

FICHA TÉCNICA

Jumilla: Jaume, Andrés, Neftalí, Catalá, Manolo (Cifu 89'), Ceballos, Chaco, Óscar Rico, Carlos García, Txomin (Chupe 65') y Titi (Pedro Inglés 77').

Recreativo: Marc, Mario, Nacho, Julio, Sergio (Ale Zambrano 54'), De Vicente, Vila, Agudo, Gorka, Boris (Toni Robaina 58') y David Segura (Lazo 80').

Árbitro: Escriche Guzmán (valenciano). Mostró amarilla a Monsalve (62'), por el Recreativo.

Gol: 1-0 Chaco (49')

Incidencias: Encuentro disputado en el Uva Monastrell de Jumilla ante unos 400 espectadores. Terreno de juego en aceptables condiciones. Mucho viento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios