AL ÁNDALUS

Almanzor, símbolo de la ambición

La figura de Almanzor, sobre la que pesan también numerosas leyendas de Al Ándalus, demuestra que la ambición era el principal requisito para gobernar en la Edad Media. Este caudillo, nacido en el Campo de Gibraltar en el año 940 fue una de las máximas figuras de la España musulmana. “Almanzor pudo demostrar que podía reinar sin necesidad de linaje y pudo usurpar el puesto al califa, si no lo hizo quizás fuera porque creía mucho en el destino”, comenta Magdalena Lasala, una escritora que ha basado gran parte de su obra en la etapa de Al Ándalus. Con sólo 20 años empezó como escribiente en las proximidades del Alcázar de Córdoba, luego conoció al juez principal y pronto entró a trabajar en el Palacio. Allí conoció a la Vascona, la madre real del califa Alhacan II, y se la ganó con regalos muy costosos. Muy pronto se convirtió en administrador de los bienes del príncipe, del que fue su tutor y mentor. “Alhacan II fue su marioneta y lo utilizó a su antojo porque tenía poco carisma”, comenta Lasala. Según esta autora, Almanzor vivió con un gran conflicto interior por no tener sangre real. Cuando su hijo le sucedió como primer ministro, ya era tarde. El Califato había muerto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios