Incendio forestal Diez evacuados y cuarenta hectáreas arrasadas es el balance del siniestro que afectó a La Dehesa

Los vecinos critican la lentitud y la escasez de medios contra el fuego

  • Los habitantes de la aldea riotinteña lamentan que no quedara un retén de vigilancia del incendio del jueves, que la población no disponga de bocas de agua y que no se limpie el paraje

Comentarios 2

Ha sido un fin de semana de pesadilla en la aldea riotinteña de La Dehesa, situada a pie de la carretera que se dirige a Campofrío. Ayer, en este enclave, sus trescientos vecinos no hablaban de otra cosa: de lo cerca que vieron las llamas de sus hogares.

El siniestro que ha arrasado 40 hectáreas, quedaba controlado a las 09:30. Los equipos de Infoca permanecieron, no obstante, durante toda la jornada, realizando labores de refresco para evitar posibles rebrotes de las llamas, en una zona frondosamente provista de pinos. Al mediodía regresaban nueve de las diez personas que pasaron la noche en el hotel Atalaya de Riotinto. Se trataba, como recordó el concejal de Festejos, Saúl Narbona, de personas de edad avanzada y problemas respiratorios. Sin embargo, otros habitantes de La Dehesa optaron por pasar la noche del sábado al domingo en hogares de familiares donde no tuvieran que aspirar el fuerte olor a humo que se había incrustado en sus casas. También se pudo rescatar a un hombre que vive en una casa-huerta que ha quedado totalmente arrasada. Fue advertido por sus vecinos del peligro que corría y él sí se pudo salvar.

Del miedo se pasó al alivio y de ahí a la indignación. No es la primera vez que La Dehesa se ha visto amenazada por el fuego. Hace un par años pasó algo parecido y los habitantes de esta aldea no han visto que se hayan tomado medidas para mitigar el peligro. En esta ocasión todo parece indicar que un rayo ha sido el causante del siniestro ya que a la hora en que se detectaron las llamas se desplegó una tormenta que sólo provocó unas gotas de lluvia. De lo del rayo da evidencia una notable hendidura que presenta un pino en una de las laderas del barranco. La casualidad hace que el fuego del fin de semana comenzara cerca de donde se extinguió el del jueves, por lo que arriba del barranco de La Dehesa, el paisaje ha adquirido esa característica tonalidad negruzca. Las llamas lograron además cruzar la carretera A-461.

Sergio Borrero tiene una perrera muy de cerca de donde comenzó todo. A las 16:30 ve humo y divisa un pequeño foco de llamas muy cerca de las instalaciones de la mina -todo este territorio pertenece a la compañía minera-. Hace señas a los vigilantes de esas dependencias. Dice que ahí tienen agua para sofocar el fuego pero "no me hacen caso por lo que llamo a la Guardia Civil y al 112". Durante ese tiempo, un repentino cambio en la dirección del aire hace que las llamas se aviven y alcancen los pinos que se convierten en poderosas teas. El viento y la sequedad del suelo hacen el resto. La preocupación se acrecienta cuando los habitantes de la Dehesa comprueban que las llamas se dirigen hacia sus hogares subiendo por las laderas del barranco.

Todos se preguntan cuándo llegarán los retenes contraincendios, mientras que algunos vecinos se proveen de mangueras y lo que tienen a mano para evitar que las llamas lleguen a sus casas o enseres. Desde las 16:30 los vecinos han estado llamando y es las 18:00 cuando los efectivos contraincendios llegan, aunque se van a encontrar con un gran problema. La población no cuenta con tomas de agua, por lo que las tanquetas tenían que trasladarse a Riotinto cada vez que se quedaban vacías.

A las 18:00 llega, asimismo, el aviso de la Guardia Civil de desalojo de las casas ante el más que probable alcance de las llamas y no sería hasta las 23:00 cuando los efectivos de la Benemérita permitieron el regreso a los hogares.

Durante toda la noche permanecieron los retenes del dispositivo del plan Infoca trabajando en el lugar del siniestro. Como ya se ha indicado, a las 09:30 se daba por controlado el fuego, aunque todos los recursos, incluido un helicóptero, permanecieron durante toda la jornada de ayer realizando labores de refresco.

A estas alturas está prácticamente descartado, y así también lo creen los vecinos, que haya relación entre el incendio del jueves y el del fin de semana. Pero lo que los habitantes de La Dehesa no entienden es cómo no había quedado un retén de vigilancia toda vez que las llamas del primero de los siniestros se habían extinguido. De hecho a primera hora de la tarde del sábado aún estaban algunos efectivos sofocando un foco que estaba quemando goma de tuberías en la zona de La Gangosa.

Los vecinos también lamentan que la compañía minera disponía antaño, de un buen servicio contraincendios que fue desapareciendo con el paso de los años. Lo que sí quieren que se les deje claro es quién se tiene que encargar de limpiar todo este paraje para que el fuego no encuentre facilidades en su camino hacia las casas y indican que en algunos momentos el Ayuntamiento y la compañía minera se han pasado la pelota.

Ante estos siniestros, el portavoz de Ecologistas en Acción y de la plataforma Fuego Nunca Más', Juan Romero, ha pedido a la Junta de Andalucía una "investigación rigurosa" por los incendios registrados "en menos de 48 horas" en Riotinto. En declaraciones a Europa Press, Romero aseguró que "no se puede tardar más de media hora en que los medios aéreos y terrestres den una respuesta a los conatos de incendio", por lo que quiso saber "si los comportamientos y respuestas han sido los adecuados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios