sur-andévalo

Los regantes inician una campaña para fomentar el ahorro de agua

  • La comunidad presenta a sus comuneros las últimas tecnologías en eficiencia

  • Se han celebrado asambleas informativas con la convocatoria de propietarios de 1.286 hectáreas

Trabajadores en una explotación agraria. Trabajadores en una explotación agraria.

Trabajadores en una explotación agraria. / j. landero

La comunidad de regantes del Sur-Andévalo (CRS-A), cuyo ámbito de actuación abarca parte de los términos municipales de Cartaya, Gibraleón, San Bartolomé de la Torre y Villanueva de los Castillejos, y que cuenta con una superficie regable de 9.793 hectáreas, ha puesto en marcha una iniciativa que tiene por objeto paliar los efectos de la sequía concienciando a sus 761 comuneros sobre la necesidad de un mayor esfuerzo en la reducción del consumo de agua.

Para ello, y también para informar a los regantes sobre las últimas tecnologías disponibles para conjugar el ahorro de agua de riego con unas producciones de calidad y cantidad suficientes para asegurar la rentabilidad de sus explotaciones, la CRS-A ha celebrado en los últimos días varias asambleas informativas a las que ha convocado a los propietarios de 1.286 hectáreas, cuyos consumos son hasta el momento, cuando aún no se ha superado un tercio de la presente campaña de riego 2017/2018, superiores al 66% de la dotación anual asignada por hectárea.

La comunidad afirma que el "uso sostenible" de los recursos es un "distintivo de calidad"

Así lo ha señalado a Huelva Información Antonio Mira, secretario de dicha comunidad de regantes, quien ha detallado que las producciones de dicha superficie son principalmente cítricos (80,79%), seguida de berries (12,31%), caquis (3,69%) y finalmente olivos (3,21%).

Dichas asambleas, celebradas en la sede social de esta comunidad de regantes ubicada en el paraje de Las Bodegas, en el término municipal de San Bartolomé de la Torre, han contado con una "gran asistencia de público", según ha señalado Mira, y en ellas los más de medio centenar de comuneros asistentes han sido informados en primer lugar sobre las dotaciones de agua establecidas para sus cultivos en el Plan Hidrológico de Cuenca, así como sobre las gestiones realizadas por la CRS-A "para conseguir una modificación de características de la concesión de agua otorgada en diciembre de 2014".

Asimismo, y al objeto de "articular medidas que redunden en un menor consumo", también se ha informado a los comuneros sobre el ahorro de agua logrado en una amplia serie de casos prácticos en la propia CRS-A "fruto de años de investigación" tras la puesta en marcha del Centro de Información y Alerta de Riegos de la Comunidad de Regantes del Sur-Andévalo (Ciarsa), un "novedoso sistema que aconseja a los agricultores, en tiempo real, de los volúmenes de agua que deben usar en cada momento en sus parcelas".

Y es que la CRS-A, según ha añadido su secretario, "mantiene permanentemente informados gracias a este sistema a sus 761 comuneros sobre cómo está actuando el agua de riego dependiendo del cultivo en cada tipo de suelo". "Gracias al empleo de la tecnología y metodología más innovadoras -prosigue- los técnicos marcan las frecuencias y volúmenes de riego más eficientes, adaptándose en tiempo real a las circunstancias climatológicas y a la distribución del agua en el perfil del suelo al alcance de las raíces de cada cultivo". "La recomendación se envía a los comuneros vía WhatsApp para que éstos sepan siempre cómo deben actuar", ha afirmado.

Con este sistema, pionero en España, se pretende que los cultivos de esta comunidad de regantes onubense "sean líderes en sostenibilidad, haciendo un uso responsable del agua a través de las buenas prácticas de manejo del riego". Además, prosigue, el Ciarsa proporciona a los agricultores "ahorros directos en el coste de la energía necesaria para regar, en el menor uso de fertilizantes, en el aumento de la producción y por ende, en la calidad del producto".

Este "uso sostenible" de los recursos en la CRS-A, añade, es un "distintivo de calidad" para las empresas productoras, adecuando sus cultivos a las prácticas cada vez más exigentes de las administraciones, grandes distribuidoras y consumidores a nivel nacional y europeo.

La comunidad de regantes del Sur-Andévalo (CRSA) "tiene como objetivo prioritario el uso responsable del agua". En este sentido, y aunque la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras cuente con el porcentaje más alto de reserva de agua embalsada de España, en la CRS-A "somos conscientes" de los efectos de la sequía en este pasado otoño, apunta Mira. En el caso del embalse del Piedras las precipitaciones han sido cinco veces menores que las registradas el año pasado. Esta excepcional circunstancia ha obligado a incrementar los registros históricos de consumos. Aunque los regantes onubenses saben que las dotaciones establecidas en el Plan Hidrológico de Cuenca son claramente insuficientes para garantizar la calidad y cantidad de las cosechas, la CRS-A "se ha empeñado en convertir a sus comuneros en ejemplos a seguir en el uso eficiente del agua", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios