La protección del entorno de su cauce se extiende a lo largo de diez municipios

  • La administración también contempla el regenerar los espacios más degradados

El valor del río Tinto queda patente por la protección que de su entorno se ha venido haciendo por parte de la administración autonómica. En este sentido, la protección engloba a todo su entorno y comprende una franja de 57 kilómetros que se extiende a lo largo de diez municipios de la provincia, además de El Madroño en Sevilla.

Con todo, la superficie global abarca un área total de 16.956, 79 hectáreas. Desde la Junta de Andalucía se asevera que la declaración del Tinto como Paisaje Protegido es un garante para "la conservación de la riqueza geomorfológica originada por la actividad minera, se mantendrán las peculiares características de las aguas, se garantiza el desplazamiento de la fauna silvestre y se conservan los sistemas naturales existentes en su ámbito territorial".

Paralelamente, dentro de los planes de la administración autonómica se encuentra la regeneración de los espacios más degradados "sin alterar las singularidades del curso fluvial y su entorno".

En cuanto a la flora y fauna, la gestión del nuevo espacio protegido presta especial atención a especies amenazadas como el llamado brezo de las minas (Erica andevalensis), planta endémica de Huelva en peligro de extinción, y distintas variedades de murciélagos que anidan en las cavidades y canales de los enclaves mineros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios