Los productores de fruta de verano tiran la cosecha por la caída del precio

  • Los agricultores están vendiendo los frutos de hueso un 40% más baratos que el año pasado · Otros productos como el melón o la sandía han registrado descensos de hasta un 80% sobre 2008

Los productores de fruta de verano están tirando la cosecha porque los precios están tan bajos que no es rentable venderla. Este sector onubense está pasando por uno de los peores momentos de su historia ya que la fruta con hueso (ciruela, melocotón o nectarina) se paga entre un 30 y un 40% menos en comparación con los precios del año pasado y otros productos como el melón, la sandía o el tomate han bajado hasta un 80%.

Así el presidente de la Cooperativa Hortofrutícola de Cartaya, Manuel Bayo, asegura que con los precios de este verano no es rentable poner la fruta en el mercado. Uno de los ejemplos más sangrantes es el de la sandia. Con datos en la mano, asegura que de los 125.000 kilos que se han recogido en una finca tan sólo se han podido vender 8.000, que se han pagado a 15 céntimos de euro en el mes de julio. A partir de ahí, el precio se disparó a la baja hasta quedar entre los 5 y los 3 céntimos frente a los 55-60 de la campaña pasada. Manuel Bayo asegura que por debajo de los 10 céntimos no es rentable vender esta cosecha. En este misma línea de caída libre están otros frutos como el melón o el tomate.

Algo más han resistido los frutos de hueso, como el melocotón o la nectarina, aunque a duras penas están soportando la barrera de la rentabilidad. Así, el melocotón y la nectarina, que se venía pagando a 80-90 céntimos en el mes de julio, ahora no superan los 50; en la ciruela la bajada se dispara hasta el 90%, en comparación con el año anterior, aunque la producción de esta última es muy escasa en la provincia de Huelva.

Manuel Bayo teme que si los precios no empiezan a recuperarse muchos productores tomarán la determinación de "quitar árboles" porque no podrán hacer frente a los costes.

La razón de esta caída de precios hay que buscarla en los cambios que se han producido en la demanda. Bayo asegura que los almacenes están repletos "porque apenas si se está consumiendo fruta; ya nadie se lleva una sandía a casa, como mucho media". Además, las caídas de los precios en origen no se están reflejando, en la misma proporción, en los mercados, algo que a juicio de Bayo animaría el consumo. "Es la pescadilla que se muerde la cola", dice. Igual de negras ve las cosas el presidente de la Cooperativa Agrícola Virgen de la Bella, Francisco Contreras, quien asegura que los productores locales apenas logran colocar la fruta en el mercado.

Según los productores, otro de los posibles causantes de este descenso de precios es la llegada a Huelva de mucha fruta de otras comunidades autónomas donde la cosecha ha sido abundante en esta campaña. En este sentido, Bayo apunta a regiones próximas como Extremadura o Castilla-La Mancha. Sin embargo, pese a que este hecho haya podido influir, consideran que una campaña de promoción del consumo de fruta entre la población daría resultados positivos, influyendo sobre el consumo familiar.

Esta producción de fruta de verano es simbólica en la provincia de Huelva dentro del sector del regadío, pues apenas si representa un 4%. La mayor parte de los productores de Huelva están asociados a las grandes cooperativas freseras que, en esta época del año, prácticamente no tienen actividad. Muchas veces estas plantaciones cumplen una función de complemento a las economías agrarias de las grandes campañas onubenses, como la fresera o citrícola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios