La plantilla de 'Nerva Croissant' volverá al trabajo cuando cobre

  • La empresa readmite a las 19 empleadas despedidas y la Junta se compromete a acelerar el pago de subvenciones

Comentarios 5

La plantilla de Nerva Croissant S.L., integrada, casi en su totalidad, por mujeres con contratos indefinidos, volverá al trabajo, "de forma progresiva", en cuanto la empresa haga efectivo el abono de los retrasos acumulados en el pago de las nóminas, algo que, según las previsiones, se producirá en el plazo de unos quince o veinte días. Éste fue el acuerdo al que llegaron ambas partes en el acto de conciliación celebrado ayer en la Delegación Provincial de Empleo de Huelva, en el que la Junta de Andalucía se comprometió a acelerar los trámites para la ejecución de la transferencia de las subvenciones concedidas a esta sociedad de capital catalán. De este modo, se pone fin a las movilizaciones iniciadas el jueves 13 de marzo, que desembocaron en el despido de 19 trabajadoras (ahora readmitidas), al entender el propietario, Carles Vandellós, que la huelga no había sido comunicada con diez días de antelación.

No obstante, mientras se materializa el ingreso de las nóminas pendientes de pago, las empleadas permanecerán, en palabras de una de sus representantes, Felisa Rodríguez, de "vacaciones no remuneradas". Una circunstancia que se da ante la petición expresa de las trabajadoras, ya que el empresario abogaba por la incorporación inmediata. Mientras Carles Vandellós apostaba por la reanudación de la actividad hoy mismo, al considerar que el problema se debe a una "puntual falta de liquidez" y que, por tanto, sería subsanado en cuanto la empresa obtuviera la inyección de los 180.000 euros pendientes de recibir, en concepto de ayudas, por parte de la Junta de Andalucía (120.000) y el Ayuntamiento de Nerva (60.000), la plantilla cimentaba su postura en su intención firme de no asumir el riesgo de seguir bajo un clima de incertidumbre.

Las presiones de las empleadas, en última instancia, después de que se les debiera la mitad del salario de enero, la totalidad del de febrero y el 25 por ciento de las nóminas correspondientes al periodo transcurrido entre mayo y agosto de 2007, el precedente que determinó la movilización, han derivado en la "anhelada" decisión de la Consejería de Empleo de agilizar el pago de los incentivos destinados a las sociedades que generan contratos estables. De hecho, ésa fue una de las reivindicaciones de la dirección de Nerva Croissant S.L., una entidad del sector de la repostería que se afincó en la Cuenca Minera alentada por las ayudas que las administraciones dirigen a las tierras deprimidas declaradas como zona de Actuaciones Territoriales Integrales Preferentes para el Empleo (ATIPE). Vandellós lamentaba que la lentitud en la concesión de las subvenciones actúa como una verdadera losa para cualquier inversor que decida instalarse en la comarca.

Cada uno de los apartados acordados en la reunión de conciliación, en la que el alcalde de Nerva, Domingo Domínguez (Giner), también actuó como mediador, será ratificado hoy por el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Colectivos Laborales de Andalucía (Sercla), con lo que se dará carpetazo a unas tensiones que se vieron acrecentadas el pasado lunes, cuando Carles Vandellós remitió la carta de despido a las 19 huelguistas por "ausentarse más de tres días de sus puestos de trabajo".

Un día después, aunque, como asegura Felisa Rodríguez, "pretendíamos mantener un clima de paz social a la espera de la negociación en la Delegación Provincial de Empleo", las integrantes de la movilización, al impedírsele el acceso a las instalaciones de Nerva Croissant S.L. a las 6.00 horas, evitaron la salida de una partida de productos hacia sus destinos habituales, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios