Diez pesqueros, inmovilizados en el puerto de Santo Tomé

  • La falta de recursos de la armadora onubense Astipesca para afrontar el coste que supone repostar de gasóleo a los barcos impide a los marineros, 16 de ellos de la provincia, regresar a Huelva

Diez barcos pesqueros de la empresa onubense Astipesca se encuentran inmovilizados en el puerto de la República Democrática de Santo Tomé y Príncipe, al no recibir de la compañía el dinero necesario para costear el combustible que les permita regresar a España.

Los buques afectados son el 'Ontre IV', 'Rosa Madre', los 'Figuereo' X, XIV, XVI y XVII, los 'Maposa' IX, X y XI, y el 'Orango'. De ellos, según confirmó el patrón del 'Ontre IV', Jesús Brión, sólo ocho se encuentran operativos, ya que el 'Rosa Madre' lleva más de dos meses fondeado en el citado puerto esperando una pieza del motor y el 'Figuereo XIV' permanece amarrado pero sin tripulación.

En estos momentos son 28 marineros los que permanecen en el puerto de Santo Tomé desde hace un mes y medio. De ellos, 21 son españoles, 3 portugueses, 3 marroquíes y uno de Guinea Conakry. De los tripulantes españoles, 16 son de la provincia onubense (8 de Lepe, 4 de Isla Cristina, 3 de la capital y 1 de Ayamonte) y uno de Las Palmas.

Según el relato de los hechos, los barcos llegaron a Santo Tomé para repostar unos 142.000 litros de gasóleo cada uno, lo que supondría un desembolso para la empresa de unos 766.000 euros, pero cuando ya habían anclado les comunicaron que la armadora no se podía hacer cargo de pagarles el repostaje.

Hace unas semanas los marineros plantearon a la empresa la posibilidad de pagar sólo el combustible necesario para volver a Huelva, unos 500.000 litros de gasóleo en total, lo que supondría un desembolso de unos 270.000 euros. Sin embargo, esta propuesta tampoco fue atendida por el propietario de Astipesca, Domingo González.

El patrón del 'Ontre IV', Jesús Brión, comentó al respecto que "ya es prácticamente imposible el regresar a Huelva aunque llegara el combustible en los próximos días, sobre todo porque se han marchado muchos marineros. De los ocho patrones, ya sólo quedamos cinco".

Además, Brión precisó que se les está acabando el combustible "para poder mantenernos dentro de los barcos" y los víveres, y el agua de que disponen es la que producen las desaladoras de los pesqueros, que dejarán de funcionar cuando se termine el gasóleo.

Asimismo, el patrón aseguró que desde hace dos semanas el cónsul de España conoce la situación y que aunque desde la Embajada "nos han dicho que nos pueden ayudar, el proceso es muy lento, por lo que no sabemos cuándo volveremos a casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios