La parada del cerco deja en tierra a casi 50 pesqueros

Apenas una semana después de que la flota de arrastre onubense se hiciera a la mar, comienza la parada en la modalidad de cerco. Casi cincuenta barcos y unos 400 marineros están afectados por el amarre pactado de las embarcaciones dedicadas a la sardina, caballa o boquerón. Esta parada sirve para preparar los barcos y reparar las artes de pesca.

El Plan de pesca para la pesquería de cerco en el Golfo de Cádiz indica que tras su finalización el esfuerzo pesquero global que opera en esta modalidad y caladero deberá reducirse "de forma definitiva en un 8% para lo cual deberán adoptarse las medidas de ajuste estructural de la flota que resulten necesarios". El texto establece un periodo de veda que comienza hoy y se prolonga hasta el 31 de enero de 2010. La vigencia del plan será de un año y de aplicación para los buques españoles que ejerciten la pesca de cerco en las aguas exteriores del caladero nacional del Golfo de Cádiz, comprendido entre la desembocadura del Guadiana y el meridiano de Punta Marroquí. En el año de vigencia el esfuerzo de pesca no será superior a 180 días al año y el ejercicio de la actividad pesquera será como máximo de cinco días por semana, debiendo cesar dicha actividad durante al menos 58 horas continuadas a la semana.

El plan destaca que los buques de cerco podrán efectuar un desembarque por día natural y el volumen máximo de capturas y desembarques diarios por embarcación será de 3.000 kilos para sardinas y boquerón, respectivamente. Las ayudas sólo cubrirán del 1 al 31 de diciembre de 2009. La parada cuenta con 1,3 millones de euros de subvención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios