golfo de cádiz

El cerco onubense inicia las protestas por la prohibición de capturar sardina

  • Los pescadores de Punta Umbría e Isla Cristina demandan una solución a una situación "insostenible"

  • El sector se muestra contrario al reparto actual de las cuotas

Protesta de los pescadores del cerco onubense, ayer en la lonja de Punta Umbría. Protesta de los pescadores del cerco onubense, ayer en la lonja de Punta Umbría.

Protesta de los pescadores del cerco onubense, ayer en la lonja de Punta Umbría. / Jordi Landero

Diez días después que entrara en vigor la prohibición del Gobierno de España de capturar sardina para la flota de cerco del Golfo de Cádiz, una vez alcanzado el límite de capturas fijadas por la Dirección General de Ordenación Pesquera sobre esta pesquería en aguas ibéricas, unos 150 profesionales del sector pertenecientes a los puertos onubenses de Isla Cristina y Punta Umbría se concentraron ayer martes en la lonja de esta última localidad para reivindicar una solución a la situación por la que atraviesan y lograr un intercambio de cuota con otras zonas, especialmente con Portugal.

El presidente de la Federación Andaluza de la Cofradía de Pescadores (Facope) y patrón mayor de la cofradía Santo Cristo del Mar de Punta Umbría, Manuel Fernández, explicó que la decisión de emprender movilizaciones y concentraciones de protesta se adoptó en una reunión celebrada previamente con armadores y marineros afectados por la prohibición. Según añadió, éstas tendrán continuidad este viernes con otra concentración a las diez de la mañana ante la Subdelegación del Gobierno en Huelva, y posteriormente en Madrid a las puertas de la Secretaría General de Pesca, para la cual aún no se ha fijado fecha.

Con mensajes en las pancartas como "Rajoy, somos marineros, no nos quite ese derecho", "El mar es mi vida, solo quiero vivir", o "El sector pesquero se muere, y nuestro caladero lleno de sardinas", el sector onubense del cerco quiso dejar claro que su situación es "insostenible", así como su disconformidad con el actual reparto de zonas pesqueras y cuotas y con lo que considera una decisión unilateral del Gobierno central. Y es que según Fernández, los estudios realizados sobre la situación del caladero se han hecho de forma "poco profesional" ya que el caladero "está repleto de sardinas y la biomasa actual es mejor que nunca".

Según prosiguió el presidente de Facope, "así se lo hemos trasladado al Ministerio, ante el que venimos demandando desde hace años que se separe nuestra zona pesquera de las del Cantábrico Noroeste y de Portugal porque nuestra sardina es autóctona y nuestro caladero está muy estable". Igualmente subrayó que "otro problema añadido es que estamos parados y con la flota amarrada desde el 31 de agosto, a lo que se suma que no podemos tramitar los subsidios de desempleo por una serie de circunstancias con la Inspección de Trabajo".

El patrón mayor de la cofradía puntaumbrieña señaló por otra parte que en los cuatro puertos andaluces afectados por la prohibición (Isla Cristina, Punta Umbría, Sanlúcar y Barbate) operan 84 embarcaciones de cerco y viven de la pesca de la sardina unas 1.000 personas de forma directa, y otras 3.000 de forma indirecta. Representan a la provincia de Huelva unas 25 embarcaciones de Isla Cristina y otras tantas de Punta Umbría (unos 500 profesionales de forma directa y 1.500 indirecta). Por todo ello, añadió que "Andalucía no puede permitirse perder 4.000 puestos de trabajo por este asunto".

Sobre la actual distribución, Fernández lamentó que "por más que hemos estirado la cuota, ésta es muy escasa para el Golfo de Cádiz y solo da para un mes escaso de trabajo, cuando aún quedan tres para cerrar el año". En este sentido hay que señalar que la actual cuota ibérica de la sardina, un total de 17.000 toneladas, se distribuye en un 60% para Portugal y el restante 40% para el Cantábrico Noroeste y el Golfo de Cádiz. A ésta última zona le corresponde un 40% del anterior 40%, lo que en definitiva supone una cuota de 2.800 toneladas para 84 embarcaciones.

En la concentración también participaron representantes del puerto de Isla Cristina, entre ellos el presidente de la Asociación de Armadores de dicha localidad, Francisco Faneca, quien señaló que la sardina es la "especie principal" para ambas flotas y la actual cuota es "muy pequeña".

Para Faneca "es fundamental" separar las zonas pesqueras del Golfo de Cádiz y la de Portugal, ya que según sus palabras, "si fuese así, probablemente hoy no estaríamos en esta situación", ya que "nuestra biomasa es muy buena y nuestras costas están llenas de sardina como nunca".

La concentración de ayer contó con el respaldo y la presencia de las dos alcaldesas de los dos municipios afectados, Montserrat Márquez de Isla Cristina, quien acudió arropada por varios miembros de su equipo de Gobierno; y Aurora Águedo, de Punta Umbría, a la que acompañaron, además de miembros del gobierno local, los portavoces de los diferentes grupos municipales en el Ayuntamiento, entre ellos la portavoz popular María Sacramento.

La escasez de la cuota de sardina ha dividido a las flotas del cerco de Huelva y Cádiz. Así, los pescadores gaditanos han acusado a los onubenses de consumir todo el cupo y han creado un grupo propio para defender sus intereses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios