Una nueva ola de robos se salda con tres asaltos en cuatro días

  • En una cooperativa la alarma frustró el asalto, lo que no evitó el destrozo · De la bodega Contreras se llevaron material, un coche y 240.000 euros · Y quitaron 850 euros a un vendedor de la Once

Comentarios 2

Rociana vuelve a verse azotada por una nueva oleada de robos que castiga a una ciudadanía hastiada de la frecuencia e impunidad con la que parecen operar los delincuentes. El aumento de agentes de la benemérita durante el periodo álgido de la campaña fresera no parece amedrentar a unos malhechores que han vuelto a intensificar sus acciones en los últimos días. El resultado ha sido de tres robos entre el lunes y la mañana del jueves.

El último fue a las 4.00 horas de ayer cuando un grupo de delincuentes trató de asaltar las oficinas de la Cooperativa Vitivinícola Nuestra Señora del Socorro. En esta ocasión el sistema de alarmas del que dispone la entidad les obligó a desistir.

En la ejecución de sus planes la banda rompió el interior del ventanal del aseo de las oficinas que se encuentra en la explanada de la bodega. Mediante la utilización del gato trataron de doblar los hierros, si bien ante la dureza de los mismos optaron por forzar la puerta, mientras que nada más traspasarla saltó la alarma.

Los empleados de la oficina aseguran que, tras un primer reconocimiento, no han constatado que sustrajeran ningún tipo de material o legajo, sino más bien todo lo contrario, pues en su huida los delincuentes abandonaron un gato y un martillo con los que pretendían perpetrar el atraco.

Donde el botín fue mucho más suculento fue en el asalto a Bodegas Contreras. En la madrugada del martes al miércoles los cacos accedían al interior del recinto vinícola saltando la puerta trasera que da al patio donde se ubican los bocoyes de acero inoxidable. Desde ahí forzaron la puerta de entrada al patio que comunica con la sala de embotellado y las oficinas.

Esta última puerta no hubo de ser forzada gracias a que, por olvido del propietario, Gregorio Contreras, permanecía abierta. De la oficina sustrajeron el fax, dos ordenadores de sobremesa y un portátil, mientras que para la fuga utilizaron el Volkswagen Passat que el propietario tenía en el interior de las instalaciones, y que posteriormente fue hallado en uno de los caminos rurales del municipio.

Lograron un botín de cerca de 2.400 euros, si bien uno de los empleados comentó que, más que el valor económico, "lo que más nos preocupa es el problema que acarrea el vernos desprovistos del material informático y la necesidad de informatizar nuevamente todos los pedidos, facturas etcétera.

Los agentes de la Benemérita no quieren pronunciarse, en esta ocasión, sobre las líneas de investigación que están desarrollando para detener al grupo de delincuentes que estaría detrás de estos últimos delitos y del robo a mano armada que se produjo el pasado viernes en una entidad bancaria. Lo que está meridianamente claro es que seguiríamos hablado de una o varias bandas de delincuentes integrada por tres o cuatro miembros, de los cuales posiblemente ninguno de ellos posea una gran destreza y preparación 'profesional' para el asalto, como quedaría demostrado en el hecho de que ni tan siquiera trataran de desactivar el sistema de alarmas del que dispone la Cooperativa Vitivinícola, así como que dejasen abandonados en su huida 'materiales' de trabajo como el gato y el martillo.

Respecto al perfil de los delincuentes del atraco al vendedor de la ONCE, cobra fuerza la hipótesis de que los rumanos pudieran haber estudiado los pasos del vendedor en las últimas semanas, con la intención de planificar el mejor día para perpetrar el golpe y hacerse con el mayor botín posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios